Autoridades sanitarias de Panamá detectaron en su país hoy el primer caso de la misteriosa hepatitis que afecta a niños y preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ya reportó al menos 230 contagios en el mundo.

Se trata de un niño de dos años, residente de la zona este de la provincia de Panamá, quien se encuentra fuera de peligro tras se hospitalizado, según explicó en un comunicado la jefa nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud panameño, Lourdes Moreno.

La detección fue realizada por el Instituto Conmemorativo Gorgas, entidad de investigación científica en Panamá, detalló la agencia AFP.

En tanto, Moreno detalló que "se trata de hepatitis F40-41, que corresponde precisamente a la alerta emitida por la OMS y la Organización Panamericana de la Salud" (OPS).

"Ante este caso, se intensificó la vigilancia epidemiológica y ya se remitió la alerta de vigilancia a todas las instalaciones sanitarias del país", dijo.

En abril, la OPS emitió una alerta ante la aparición de casos de hepatitis aguda y grave de origen desconocido en varios países y en menores de edad.

Por su parte, la OMS detalló el pasado martes que seguía recibiendo decenas de informes sobre casos y que registró, hasta el momento, unos 230 contagios en el mundo.

Esta hepatitis produce ictericia (amarillez de la piel), diarrea, vómitos y dolores abdominales.

Algunos casos requirieron un trasplante de hígado y al menos cuatro niños fallecieron.

La mayoría de los casos se registraron en Europa, sobre todo en Reino Unido.

Por último, las autoridades sanitarias en Estados Unidos investigan si el origen podría ser un patógeno común llamado adenovirus 41. (Télam)