La venta de un violín Stradivarius propiedad de un coleccionista japonés en una subasta celebrada en Nueva York rozó un récord mundial y pese a los más de 15 millones de dólares que se pagaron no fue plusmarca.

El instrumento musical, que data de 1714 y que también se utilizó en la grabación de la banda sonora de la película de 1939 "El mago de Oz", se vendió a un precio de 15 millones 340 mil dólares (14,6 millones de euros), según Tarisio Subasta, que no divulgó la identidad del nuevo propietario.

El violín fue puesto a la venta por Tokuji Munetsugu, fundador de la cadena de restaurantes de curry en Japón, CoCO Ichibanya, quien lo compró en 2007, indicó la agencia ANSA.

Según la casa de subastas Tarisio, el instrumento también perteneció al virtuoso Toscha Seidel, que además de usarlo para componer música para películas, lo utilizó para un concierto en 1933 al que también asistió el científico Albert Einstein, en Princeton, Estados Unidos.

Según informes de Tarisio, el precio más alto jamás pagado por un violín Stradivarius fue de 15,9 millones de dólares, durante una subasta de 2011 realizada en Londres.

En ese caso, el instrumento -que había sido propiedad de la nieta del poeta Lord Byron, Lady Ann Blunt- fue puesto a la venta por la Nippon Music Foundation para recaudar fondos tras el accidente nuclear de Fukushima ese mismo año.

Antonio Stradivari, natural de Cremona, fue un maestro luthier que vivió entre mediados de 1600 y 1700. Experto en reconocer las mejores maderas desde el punto de vista acústico, fue capaz de construir violines con un valor económico considerado inestimable.

De los aproximadamente 1100 instrumentos construidos, entre violines, violas, violonchelos, guitarras, arpas, hoy quedan 650, de los cuales aproximadamente 450 son violines.

Los instrumentos creados entre 1710 y 1720, según los expertos, pertenecen a la "edad de oro", y son los más caros y buscados. (Télam)