Más de mil adolescentes y jóvenes de todo el país de entre 13 y 21 años son actualmente beneficiarios del Programa de acompañamiento para el egreso de jóvenes sin cuidados parentales (PAE), una iniciativa del Estado nacional que les asigna un adulto mayor, al que se denomina referente, que los acompaña en su desarrollo autónomo y el derecho a percibir una asignación económica mensual, equivalente al 80 por ciento de un salario mínimo, vital y móvil.

El PAE (https://www.argentina.gob.ar/desarrollosocial/pae) fue creado por la Ley Nacional 27.364, sancionada en 2017, y que estableció como la autoridad de aplicación a la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), del Ministerio de Desarrollo Social.

Está dirigido a niños, niñas y adolescentes de entre 13 y 21 años -o hasta 25 si continúan sus estudios o capacitaciones de oficios-, que viven sin cuidados parentales o privados de los mismos, en un hogar convivencial o una familia cuidadora.

Un total de 1.052 jóvenes y adolescentes fueron acompañados por este programa durante 2019 y marzo de 2021, según un relevamiento realizado por la SENAF y el Observatorio de la ley de egreso y los derechos de jóvenes sin cuidados parentales de la Asociación Civil Doncel.

De ese número, 385 pertenecen a la provincia de Buenos Aires; 84, a la Ciudad de Buenos Aires; y 69, a Córdoba; las tres provincias con cantidades más significativas.

Son chicos y chicas que "han sufrido, en su enorme mayoría, múltiples formas de violencias y sufrimientos. Trabajar por la inclusión de todas y todos ellos es una prioridad de primer orden", aseguró Gabriel Lerner, secretario nacional de la SENAF.

El objetivo de la ley, que cumplió cuatro años desde su sanción en junio, es acompañar a las adolescencias para construir su autonomía, considerando su derecho a "llevar adelante sus proyectos en igualdad de oportunidades", detalló el informe presentado.

Es una medida "histórica en lo que hace a la protección de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en la Argentina" y un reconocimiento de sus derechos, expresaron Dana Borzese y Mariana Incarnato, directora ejecutivo y fundadora de Doncel respectivamente.

Para el acompañamiento de los jóvenes que cumplan los requisitos, el PAE plantea una primera etapa, que comienza desde los 13 años, o desde el ingreso de una o un adolescente al dispositivo de cuidado, y se extiende hasta el momento del egreso.

En este momento se asigna una persona referente, especialmente capacitada para acompañarlos de manera individual en la búsqueda de un lugar donde vivir, finalizar sus estudios, buscar carrera o trabajo, cuidar la salud, entre otras tareas.

En la segunda etapa, desde que egresan del dispositivo de cuidado formal hasta los 21 años -o hasta los 25 años si la persona titular está estudiando o se capacita en un oficio-, se suma una asignación económica mensual igual a un 80 por ciento de un salario mínimo, vital y móvil para la persona titular, 22.464 pesos a valores de hoy.

En general, las provincias muestran una marcada diferencia entre la cantidad de jóvenes en primera y segunda etapa, siendo esta última notablemente más numerosa. El total de titulares del PAE en segunda etapa pasó de 255 en diciembre de 2019 a 785 en marzo de 2021.

"Un derecho es tal si puede ser exigible por todas y todas los que cumplen las condiciones requeridas y en esa dirección marchamos", concluyó Lerner. (Télam)