El padre de uno de los jóvenes que agredió en Rosario a Tiziano Gravier, el hijo de la modelo y empresaria Valeria Mazza que sufrió fractura de mandíbula, pidió hoy “disculpas" en nombre de su hijo y su familia y aseguró que el muchacho “va a tener que pagar el precio que tenga que pagar, por más que no me guste”.

Jorge Binello, padre de unos de los dos jóvenes que hoy será imputado por golpear a Gravier el último fin de semana frente a una disco en Rosario, contó que su hijo le confesó el lunes lo que había ocurrido y le dijo: “No entiendo por qué lo hice”.

“Primero quiero pedir disculpas, perdón en nombre de mi hijo, de mi familia, por el momento que está pasando Tiziano, a su papá, a su familia entera”, dijo Binello.

Además, contó: “A mi hijo nunca le había pasado y pensé que nunca le podía llegar a pasar, me encontré en una situación en la que no sabía mucho qué hacer”.

Franco Z. y Jesuán M. se presentaron el miércoles en el Centro de Justicia Penal en forma voluntaria y quedaron detenidos a disposición del fiscal Rodrigo Santana, que investiga la agresión que sufrió uno de los cuatro hijos del matrimonio entre Mazza y el empresario Alejandro Gravier.

Ambos eran imputados esta tarde por el delito de lesiones en el Centro de Justicia Penal de Rosario.

El ataque ocurrió el último domingo a la madrugada y quedó registrado en una cámara de video vigilancia del boliche, ubicado en el centro de Rosario.

Las imágenes muestran que dos jóvenes golpean de dos puñetazos en forma sorpresiva a Tiziano Gravier, y también a un hermano menor, sin que mediara discusión ni diálogo entre ambos.

“Estoy destruido, no somos así, Franco no es así, si te cruzás con él decís lo quiero como amigo, como hijo, como hermano. Franco no es así”, dijo hoy su padre en declaraciones a radio Boing de Rosario.

El hombre contó que estaba separado de la madre del joven de 27 años, quien falleció hace poco tiempo víctima de Covid19, mientras que su hijo vive con su novia y un perro en una vivienda de la localidad de Funes, en las afueras de Rosario.

Consideró como “salvajismo” lo que hizo su hijo y dijo: “No sé por qué pasó, él me dice ‘no sé por qué carajo lo hice’”.

Binello sostuvo además que quería pedir disculpas públicas porque “no sé cómo llegar (a la familia Gravier). Lo primero que hago es pedir disculpas en nombre de mi hijo y mío, no sé qué pasó por la cabeza, no justifico nada”.

También señaló que su hijo “tendrá que pagar” por su conducta y coincidió con Valeria Mazza en que “si esto tiene que ser un antes y un después, que sea este, aunque sea con mi hijo, porque esto pasa todos los fines de semana”.

Aclaró que no buscaba “justificar nada de nada” y sostuvo: “Mi hijo tendrá que pagarlo, será la Justicia la que dirá".

"Yo conozco a mi hijo y sé muy bien quién es. Cometió un error y tendré que trabajar con mi hijo aunque tenga 27 años”, abundó el hombre.

Tras señalar que no dormía "desde el lunes” y que estaba “hecho pelota” por la actitud de su hijo, apuntó que el joven "va a tener que pagar el precio que tenga que pagar, por más que no me guste".

"Yo no sé si lo tengo la semana que viene para decirme ‘feliz día viejo’, se mandó una macana y la tiene que pagar”, cerró la entrevista entre lágrimas. (Télam)