Otras 121 personas murieron y 5.201 fueron diagnosticadas de coronavirus en las últimas 24 horas en la Argentina, en tanto especialistas advirtieron sobre el riesgo de la disminución de las consultas médicas durante la pandemia, incluso en pacientes con enfermedades crónicas.

Según las cifras oficiales anunciadas esta noche, el número total de fallecidos desde el inicio de la pandemia se elevó a 39.632, en tanto que los contagios llegaron a 1.459.832, de los cuales 1.288.785 ya recibieron el alta.

El Ministerio de Salud destacó, además, que permanecen internadas en unidades de terapia intensiva 3.757 personas en todo el país y que el porcentaje de ocupación a nivel nacional es en promedio 55,5% y en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) es del 60,2%.

Los casos positivos registrados hoy corresponden a Buenos Aires 1.374, Ciudad de Buenos Aires 253, Catamarca 3, Chaco 263, Chubut 214, Corrientes 192, Córdoba 451, Entre Ríos 212, Formosa 1, Jujuy 3, La Pampa 68, La Rioja 22, Mendoza 100, Misiones 5, Neuquén 289, Río Negro 146, Salta 24, San Juan 51, San Luis 54, Santa Cruz 187, Santa Fe 976, Santiago del Estero 83, Tierra del Fuego 96 y Tucumán 134.

En este contexto, el presidente de la Sociedad Argentina de Nefrología (SAN), Guillermo Rosa Diez, advirtió que durante el aislamiento por la pandemia de coronavirus hubo una "gravísima disminución de la incidencia en los ingresos a diálisis" y a controles de afecciones renales pese a que "1 de cada 8 argentinos padece algún grado de enfermedad renal".

"Según el informe derivado del Registro Argentino de Diálisis Crónica (DC), habitualmente ingresan por año un promedio de 7 mil pacientes -cifra relativamente constante desde el 2015-, pero este año la progresión fue de unos 6.300 pacientes, con una merma en la proyección de casi 900 pacientes", alertó Rosa Diez.

"La abrupta caída del indicador puede estar revelando una de las consecuencias más negativas de la pandemia por la Covid-19 que determinó una significativa disminución de las consultas médicas, incluso de los pacientes con enfermedades crónicas, que más allá de las complicaciones y pérdida de calidad de vida, pueden significar un incremento de la mortalidad, al concurrir en situación de emergencia a los servicios de salud", advirtió la Confederación de Asociaciones de diálisis de la República Argentina.

Por otra parte, los ministerios del Interior y de Salud prorrogaron hasta el próximo 16 de diciembre la aplicación de la disposición que determina que los argentinos nativos y extranjeros residentes deben presentar PCR negativo de coronavirus, como requisito migratorio para el ingreso al país.

La decisión conjunta adoptada por Interior -a través de la Dirección Nacional de Migraciones- y Salud indica que los argentinos y residentes podrán optar por un examen de PCR o realizar la cuarentena.

"La ampliación del plazo tiene por objeto que a los argentinos y residentes en el país que viajaron por vacaciones o cualquier otro motivo, no sufran contratiempos en los viajes planificados", según se indicó en un comunicado.

En el plano internacional, Rusia comenzó hoy a vacunar al personal de salud, trabajadores sociales y docentes contra el coronavirus, que ya se convirtió en la principal causa de muerte en Estados Unidos y ha causado en todo el planeta más de 66 millones de contagios, en tanto el Reino Unido se apresta a inmunizar a sus ciudadanos a partir del martes próximo.

"Se puede vacunar a los ciudadanos de los principales grupos de riesgo que, por sus actividades profesionales, están en contacto con muchas personas", explicaron las autoridades en Moscú, citadas por la agencia de noticias AFP.

Rusia fue uno de los primeros países en anunciar el desarrollo de una vacuna, la Sputnik V, que se encuentra actualmente en la tercera y última fase de ensayos clínicos en los que participan 40.000 voluntarios.

La vacuna, administrada en dos dosis con 21 días de diferencia, será gratuita para los ciudadanos rusos y se administrará voluntariamente.

Hoy las autoridades sanitarias dijeron que durante esta primera fase de vacunación en Moscú, la inmunización no se administraría a trabajadores mayores de 60 años, personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas o en período de lactancia aunque sin indicar cuándo estará disponible el tratamiento para el público en general.

En tanto, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió hoy que el país vive "un aumento dramático" de casos del nuevo coronavirus, tras registrarse un nuevo máximo de infecciones diarias de la enfermedad, que se convirtió esta semana en la principal causa de muerte en la primera potencia mundial.

Con 227.885 contagios en las últimas 24 horas, el país registró un nuevo récord de infecciones, mientras que 2.607 personas fallecieron en la última jornada, informó hoy la Universidad Johns Hopkins (JHU), que recopila los datos de autoridades, medios y otras fuentes abiertas.


(Télam)