Un bebé de un año y medio murió y su hermana de cuatro resultó herida al ser aplastados por una rama que cayó al patio una vivienda de la localidad neuquina de Ruca Choroy, cerca de Aluminé, en el segundo hecho trágico de similares características ocurrido en la provincia, donde en los últimos días se produjeron intensas nevadas.

Según se conoció en las últimas horas, el tráfico hecho se registró el sábado pasado por la tarde, en la misma jornada en la que un chico de seis años perdió la vida en una vivienda de la ciudad de San Martín de los Andes en similares circunstancias.

En una vivienda de Ruca Choroy, en el seno de una familia de la comunidad mapuche, el bebé jugaba con su hermana de cuatro años, con su madre vigilándolos de cerca, cuando producto de la nieve acumulada cayó una rama de un árbol de araucaria.

Según indicó el intendente de Aluminé, Gabriel Alamo, al sitio LMNeuquén, "de un momento a otro, una de las ramas se desprendió de árbol, impactó sobre la hija y cayó sobre la cabeza del menor".

El pequeño, con un grave traumatismo en la cabeza, fue llevado en brazos a lo largo de 22 kilómetros hasta el Hospital de Aluminé, donde ingresó sin signos vitales a causa de un fuerte traumatismo en el cráneo, mientras que su hermana tuvo que ser asistida por lesiones.

Intensas nevadas

"Abrazamos con profundo dolor a la familia Painillan - Pellao de Ruca Choroy por la irreparable pérdida de su pequeño hijo. No hay palabras que sirvan de consuelo en este momento de indescriptible sufrimiento", había expresado el jefe comunal en un comunicado.

Ese mismo sábado, alrededor de las 11:30, otra rama colmada de nieve cayó sobre el patio de una vivienda situada en el barrio Alihuén Alto, de San Martín de los Andes, y mató a un niño de seis años.

Otro chico de once que jugaba a su lado, resultó con un fuerte traumatismo de cráneo y permanecía en grave estado, por lo que este lunes fue trasladado a un hospital de la ciudad de Buenos Aires. AMR NA