Unas 130 organizaciones reunidas en la campaña "A las Aulas", destacaron hoy la importancia de mantener abiertas las escuelas "siempre que no se demuestre –de acuerdo a criterios objetivos y con información fehaciente– una necesidad de cerrar" y que una eventual suspensión debe considerarse "por escuela o municipio, no por provincia".

Las organizaciones basaron este pedido en evidencias de la plataforma Cuidar Escuelas que dice que sólo el 1,03% de directivos, docentes y auxiliares y el 0,16% de estudiantes se contagiaron de coronavirus en los colegios.

También citan estudios de UNESCO, UNICEF, Banco Mundial y BID, entre otros organismos, que demuestran que la suspensión de clases presenciales genera "desigualdades, la pérdida de aprendizajes, el deterioro de la salud física y emocional de los estudiantes y menores posibilidades futuras de empleo".

Algunas de las organizaciones que participan de la campaña "A las Aulas" son la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada (ADIDEP), Conciencia, ADIRA, Argentinos por la Educación, Cimientos, el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP), Enseñá por Argentina, Establecimientos Privados Educativos Asociados, Fe y Alegría, Fundación Argentina María Montessori, Fundacion Bemberg, Fundación Convergencia, Fundación Noble, Fundación Werthein, Hablemos de Bullying, IDEA, Junior Achievement, Latina, Red de educadores innovadores y Voy con vos, entre otras.

Entre las organizaciones participantes -expresaron desde la campaña "A las Aulas"- "prima una gran preocupación por el dramático aumento del abandono a causa del cierre de las escuelas, que sería de 1,5 millones de estudiantes".

Indicaron que el Consejo Federal de Educación, que reúne a todos los ministros del país, aseguró que eventuales decisiones de cierre "deben tomarse en base a evaluaciones de riesgo sanitario medibles, considerándose en la menor escala posible".

Esto implica, aclaran desde la campaña, que un eventual cierre debería considerarse en primera instancia por escuela o municipio, no por provincia.

Precisaron que según el mapa interactivo “COVID-19 Impact on Education” publicado por UNESCO, Argentina está entre los 53 países con apertura parcial de las escuelas, luego de que unos 10 millones de estudiantes se vieron afectados por 9 meses de interrupción de clases presenciales en 2020.

En esos meses, según expone un estudio del Observatorio de Argentinos por la Educación, solo el 50% de las escuelas primarias estatales mantuvieron contacto diario con los alumnos y 7 de cada 10 familias creen que sus hijos perdieron aprendizajes.

“El contexto actual requiere redoblar los esfuerzos por parte de todos los actores que formamos parte del sistema educativo y la ciudadanía en general. Apoyamos el inicio de clase este año y afirmamos hoy la importancia de sostener la presencialidad cada vez que sea posible", afirma Anabella Serignese, directora de programas en Asociación Conciencia.

Martín Zurita, secretario ejecutivo de Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la Provincia de Buenos Aires (AIEPBA), afirmó por su parte que “hemos trabajado mucho para lograr la máxima presencialidad en las escuelas. Pedimos a las autoridades educativas nacionales y provinciales que toda medida que se tome sea fundada en la evidencia científica, la cual indica que la escuela con el cumplimiento de los protocolos no es un lugar de contagio". (Télam)