El médico infectólogo Tomás Orduna aseguró hoy que es necesario "seguir profundizando la fiscalización de las medidas" para mitigar el avance del coronavirus ya que "poner muchas restricciones y después no controlarlas es un sinsentido".

"Lo que se habló fue de la necesidad de continuar con medidas restrictivas como las que se vienen realizando desde el 16, seguir profundizando la fiscalización de estas medidas, porque poner muchas restricciones y después no controlarlas es un sinsentido", indicó el especialista, quien integra el grupo expertos que asesora al Gobierno en el marco de la pandemia, al ser consultado sobre la reunión de ayer con funcionarios en la Casa Rosada.

En diálogo con Radio El Destape, Orduna, quien es jefe del Servicio de Medicina Tropical y Medicina del Viajero del Hospital Muñiz, agregó que "lamentablemente hay una parte minoritaria, pero muy ruidosa, de la población que necesita recordarle continuamente que debe cumplirlas" a las medidas.

"Hemos visto en el AMBA el fin de semana muchos incumplimientos dentro de la gastronomía, que está muy golpeada por el cierre prematuro a las 8 de la noche, pero es lo que tenemos que hacer para poder sostener en pos de un descenso de números que aún están muy lejos de ser los adecuados", precisó.

En ese sentido, añadió: "Ayer fueron unos 9 mil contagios, pero hay que ver hoy porque los lunes hay menos testeos. Más allá de eso necesitamos que los números bajen fuertemente para que haya un recambio de los pacientes de terapia" intensiva.

Por otra parte, Orduna contó que ayer en la reunión de ayer hablaron sobre la posibilidad de "continuar dos a tres semanas con las medidas" y opinó que el presidente Alberto Fernández "debería prorrogar el DNU para que sea contundente esto. Tenemos algunos números que podrían estar reflejando lo que pasó del 9 al 16, que eran medidas más light, y una suerte de amesetamiento, pero no alcanza, porque no alcanzan las camas".

"En las terapias son internaciones de dos a tres semanas, por eso necesitamos bajar los contagios a números menores a 10 mil casos para mediados de mayo. Si me quedo en 20 mil por día, no hay sistema que aguante", advirtió Orduna.

Asimismo, se refirió a la presencialidad en las escuelas y opinó que "es muy difícil todavía", al tiempo que señaló: "No es lo mismo que vaya el 50% de la presencialidad que el 100 por ciento, como tampoco hubiera sido lo mismo con 0".

Controles en el AMBA por las nuevas restricciones.

"De los tres mil casos de CABA hay que ver cuánto tuvo que ver con presencialidad", añadió el infectólogo y advirtió que "hay situaciones que hay que contemplar con mucho atención, como los casos de Rosario, Tucumán, donde hay dificultades para hacer cumplir las medidas de restricción".

Finalmente, el médico dijo que en el hospital Muñiz "ayer estábamos con una sola cama libre y los últimos cinco o seis días tuvimos ocupación total con 100%, que son 54 camas de terapia".

"Teníamos el 90% de pacientes con Covid y el 10 con pacientes no Covid, y un 60% de ocupación de camas generales, pero ese 60% cambió cualitativamente con respecto a la primera ola, porque ahora muchos requieren asistencia de oxígeno pese a estar fuera de terapia", contó.

"Hay que observarlos porque algunos empiezan a requerir el paso a terapia, hay cansancio en los médicos, hay personas que están 100 por 100 trabajando con pacientes con Covid, y viene algo más complejo, como el invierno y las enfermedades respiratorias propias de la época", concluyó. (Télam)