La justicia porteña ordenó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que garantice a niños, niñas y adolescentes el derecho a la educación a través de la modalidad virtual y que no compute inasistencias, tras hacer lugar a un amparo presentado por 50 madres y padres del alumnado de la Escuela Normal Superior N° 2 Mariano Acosta.

La medida cautelar fue dictada por la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo conformada por Carlos Balbín, Fabiana Schafrik y Pablo Mántaras, informó hoy el sitio iJudicial

La Sala ordenó “cautelarmente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) que adopte las medidas necesarias para garantizar que el derecho a la escolaridad virtual pueda ser ejercido en condiciones de razonable igualdad con quienes lo ejercen a través de la modalidad combinada".

Además, “se impone preventivamente al GCBA que no compute inasistencias a los hijos y las hijas por no asistir de modo presencial".

Un colectivo de alrededor de 50 madres y padres de alumnos y alumnas del colegio Mariano Acosta inició una acción de amparo contra el GCBA con el objetivo de que se ordene la suspensión de la resolución del Ministerio de Educación y del Ministerio de Salud que dispone la obligatoriedad de la presencialidad.

También solicitaron que “se declare su inconstitucionalidad” y sostuvieron que “las autoridades del colegio habían advertido que no estaban dadas las condiciones edilicias y de personal necesarias para brindar la bioseguridad que sus hijos e hijas necesitaban para asistir de modo presencial a clases, sin poner en peligro la salud y la vida de los y las asistentes”.

El 5 de febrero pasado, el Ejecutivo porteño aprobó en el contexto de la pandemia de coronavirus el “Protocolo para el inicio de clases presenciales 2021” que admitió que “las y los estudiantes que formen parte de alguno de los grupos de riesgo, embarazadas o mayores de sesenta años o que convivan con una persona perteneciente a dichos grupos, podrán exceptuarse de asistir de manera presencial al establecimiento educativo” presentando un certificado médico.

El protocolo también indica que se deben prestar “alternativas remotas para garantizar la continuidad pedagógica” para aquellos que no puedan asistir a las clases presenciales.

El 2 de mayo, el Gobierno porteño dictó el Decreto N° 155/2021 en el que estableció “la continuidad de la presencialidad para los niveles inicial, primario y especial, en todos los establecimientos educativos de gestión estatal y privada” de la Ciudad y “la prestación del servicio mediante la modalidad combinada (clases presenciales y virtuales) para el nivel secundario”.

El GCBA afirmó que “el colegio Mariano Acosta cumplía adecuadamente el Protocolo para el retorno a las clases presenciales”.

Los camaristas señalaron que “la evaluación inicial permite considerar razonablemente fundado el temor” de las madres y padres “ante una eventual afectación del derecho a la salud de sus hijos e hijas en caso de ser obligados a asistir a clases presenciales en el colegio, en el estado actual de la pandemia provocada por el Covid-19 y mientras esas condiciones no se modifiquen”.

Los integrantes de la Sala I subrayaron que “no existen datos “precisos e inobjetables” que demuestren que en el colegio Mariano Acosta “el servicio educativo se ajusta cabalmente al protocolo vigente diseñado para garantizar una presencialidad segura”. (Télam)