(Por Natalia Duhalde) Corredores seguros para el ingreso a los boliches, controles a la salida -incluidos de alcoholemia- y peatonalización de calles, son algunas de las medidas implementadas este verano en la Costa Atlántica para intentar evitar peleas o actuar de inmediato cuando ocurren, mientras tiene lugar en Dolores el juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa en la localidad bonaerense de Villa Gesell que puso en la mira la violencia entre jóvenes.

En Mar del Plata, un lugar que año a año eligen miles de adolescentes para vacacionar y pasar las noches en los boliches de la zona de Playa Grande, se despliegan más de 300 efectivos cada jornada entre personal de control de tránsito, Operativo Sol y policía de Seguridad Vial, y "se colocan ambulancias y socorristas por si ocurre algo", dijo a Télam Martín Ferlauto, secretario de Seguridad del partido de General Pueyrredón.

Los locales bailables deben cerrar como máximo a las 6 cuando comienza el operativo de desconcentración hasta las 7 y posteriormente arranca el de limpieza con la particularidad de que en Mar del Plata los boliches están en la playa y a esa hora llegan los primeros turistas o locales a disfrutar el sol.

"Arreglamos con los comercios para que cierren sus puertas de 6 a 7 de la mañana, porque si no se complica y continua la fiesta en otro lado", aseguró Ferlauto.

Cada noche, en Playa Grande cerca de 30.000 jóvenes van a bailar y salen de los locales ya de mañana por las escalinatas del Costa Galana, o por el paseo Victoria Ocampo, en busca de un remise, taxi o línea de colectivo urbana para emprender el regreso.

Por eso se decidió peatonalizar hasta las 4 de manera parcial en una mano y a partir de las 6 por completo la calle Victoria Ocampo para que se desplacen los jóvenes por la ciudad que cuenta casi con un millón de habitantes.

"Tenemos una dinámica de trabajo con un esquema de control de tránsito todas las noches, ya sea en Playa Grande como en la zona sur de la ciudad, con el acompañamiento de la Dirección General de Tránsito municipal, personal del Operativo Sol, policía de Seguridad Vial y la Agencia provincial de Seguridad Vial. Desplegamos mas de 300 efectivos por noche en verano", detalló Ferlauto.

A pesar de los cuidados, los episodios de violencia ocurren. En la madrugada del viernes el etíope Alfieri Welega Fresno, de 19 años, jugador de básquet de Racing Club, fue agredido tras salir del boliche Mr. Jones, en Playa Grande, por un grupo de personas que lo hostigaron por su color de piel, fue llevado por sus amigos en estado inconsciente al Hospital Interzonal, donde fue asistido y finalmente dado de alta.

Las autoridades del centro de salud dieron aviso a la Policía, por lo que intervino la comisaria novena y la UFI Nº7, a cargo del doctor Leandro Arévalo, que calificó la causa como "lesiones" e inició una investigación con la revisión de cámaras en la zona de la agresión.

Juana Gutiérrez, que vino de vacaciones con sus amigas Trinidad y Malena desde Santa Fe, contó a Télam que "en Mar del Plata hay control constante en las playas para no bajar alcohol a la arena" y dijo que es "una muy buena propuesta".

"Nosotras volvemos al departamento que nos queda a tres cuadras, acá en playa Varesse; hacemos una previa y bajamos a los boliches tipo medianoche y, cuando volvemos tratamos de salir antes de que lo haga el malón, para no tener algún problema", siguió.

En tanto, Germán, Octavio y Guido, que llegaron hace una semana desde Lincoln, destacaron la presencia de control policial. "Tratamos de no meternos en riñas, porque sabemos lo que le pasó a Fernando con los rugbiers hace unos años en Gesell", señalaron los amigos.

Para el secretario de Seguridad Ferlauto, "luego del caso de Báez Sosa los jóvenes están más precavidos. Y eso ya se ve en que los fiscales y los jueces están mas estrictos con los hechos de violencia, y cuando hay una pelea el funcionario judicial mete preso al agresor y esto marca un precedente de que hay que comportarse".

Augusto Giachetti, miembro del equipo de Seguridad municipal del partido de La Costa, se refirió a los controles en esa zona.

"Acá, principalmente en San Bernardo, hay mucho control a la salida de los boliches bailables, con las unidades de apoyo que trabajan en coordinación con inspectores de tránsito y de comercios, haciendo recorridas durante el día y la noche, con controles de alcoholemia".

El funcionario explicó que "hay un control permanente coordinado con la Policía y personal del Operativo Sol, en recorridas por la noche y en puntos fijos, con el fin de evitar disturbios".

A su vez, Mauricio Andersen, secretario de Seguridad de Villa Gesell, sostuvo que allí se hizo un corredor seguro para el ingreso a los boliches con personal policial y la guardia urbana.

"Hemos recibido de la Provincia mucho refuerzo policial del Operativo Sol. Nosotros controlamos los ingresos y las salidas a las 6 con un acompañamiento a los jóvenes con motocicletas y presencia policial cada dos cuadras, dentro de este corredor", precisó.

En el caso de Gesell el operativo concluye a las 8 porque se extiende a las calles del centro o a la playa, donde se continúa la diversión. "Así evitamos que se metan al mar en estado de ebriedad", indicó.

"No hemos tenido ningún incidente hasta el momento", abundó Andersen, y señaló que "desde la muerte de Báez Sosa se redujo la cantidad de jóvenes que vienen a vacacionar a Gesell, tal vez porque hay mucho control, y es por eso que se decide vacacionar en familia".

En tanto, Lucas Ventoso, secretario de Seguridad de Pinamar, dijo que en esa localidad se realiza un trabajo coordinado entre el Ministerio de Seguridad y la Policía local.

"Nos reunimos con los dueños de los locales nocturnos, en los que tenemos personal policial afectado a la entrada y salida de cada boliche, y la salida se hace de manera escalonada para que la gente se traslade secuencialmente y no toda junta", precisó en diálogo con Télam.

"En esta temporada, gracias a la provincia y al municipio, tenemos 100% más de efectivos policiales en Pinamar (1.600 agentes), y eso se nota en las calles" finalizó. (Télam)