La ONG internacional Aldeas Infantiles SOS reconoció hoy "un caso de agresión sexual" en su "equipo de dirección" en Liberia después de que la prensa revelara que el director en ese país se vio implicado en la presunta violación de una joven.

"Aldeas Infantiles SOS confirma que se ha producido un caso de agresión sexual en su programa de Liberia en el que está implicado su equipo directivo", escribió la organización, que expresa su "profundo pesar por no haber podido proteger a la víctima".

La ONG, que ayuda a huérfanos y niños necesitados, afirma que avisó inmediatamente a la policía en noviembre de 2021 cuando descubrió los hechos, según la agencia de noticia AFP.

De acuerdo con el Ministerio de Género, Infancia y Protección Social, la investigación policial se centra en una presunta "violación" a una adolescente de 16 años cometida por el director de la asociación en el país.

Los hechos habrían ocurrido cuando la víctima estaba a cargo de la ONG en un albergue cerca de Buchanan, en el centro del país. El presunto agresor, Augustine Alieu, fue detenido por la policía, indicó el ministerio en Facebook.

"La única cosa que puedo decir en este momento es que está acusado de violación o violencia sexual contra una adolescente que oficialmente tiene 16 años", dijo su abogado a AFP, Lamii Kpargor.

Sin dar detalles sobre la identidad del presunto agresor, Aldeas Infantiles afirma que "fue suspendido en marzo de 2022 y que la oficina regional de Aldeas Infantiles SOS tomó el control de las operaciones" de la asociación en Liberia.

"Estamos decididos a hacer que los responsables de esta agresión sexual rindan cuentas, independientemente de su posición en la jerarquía", añadió el comunicado, en el que se señaló que otros tres empleados fueron suspendidos por su presunta implicación.

En 2021, Aldeas Infantiles SOS, cuya sede internacional está en Viena, Austria, anunció que estaba investigando casos de violencia, sobre todo sexual, y de fraude cometidos a partir de los años 90 en una veintena de sus estructuras en África y Asia. (Télam)