Autoridades del ministerio de Educación de Jujuy confirmaron hoy el esquema de regreso a las clases presenciales en la provincia, que serán "obligatorias" y en los "horarios habituales" desde el próximo 17 de febrero, excepto para aquellas aulas cuyas matrículas excedan los 15 alumnos, quienes serán divididos y asistirán día por medio.

A la vez, se mantendrá una “mixtura entre la modalidad presencial y la remota”, especialmente en el caso del nivel secundario y de asignaturas que requieran del traslado permanente de docentes.

“Lo esencial es volver con las clases presenciales, que van a ser obligatorias y con los extremos cuidados y protocolos que hagan posible que las escuelas sean seguras”, sostuvo la ministra de Educación provincial, Isolda Calsina, durante una conferencia de prensa en la que se confirmó el esquema de la vuelta a las aulas y, en particular, otras medidas de adaptación del trabajo docente.

En torno al dictado de clases, la funcionaria detalló que “será en el horario habitual" y "todos los días” para el caso de escuelas rurales y urbanas con baja matricula de alumnos, mientras que en las instituciones con aulas con más de 15 alumnos “se van a desdoblar, con clases día hábil de por medio”.

De la mixtura con la modalidad de enseñanza remota, explicó que se dará sobre todo en el nivel secundario, donde "se trabajará con la virtualidad en muchas asignaturas en las que los docentes deben permanecer constantemente desplazándose de una escuela a otra”.

En cuanto a las medidas de bioseguridad a seguirse, se expuso que “todas las escuelas están recibiendo elementos de limpieza” y otros instrumentos, como termómetros, para controles que deberán realizarse en el ingreso a los establecimientos.

En tanto, se dijo que el personal de servicio de cada escuela tendrá su "indumentaria de resguardo" y se armaron equipos con mochilas de sanitización para que en el caso de que aparezcan casos sospechosos se hagan "inmediatamente" las tareas correspondientes de desinfección.

Entre otras medidas que deberán asegurarse, también se hizo referencia a los recreos, para los cuales se deberá disponer de “distintos tiempos y que los alumnos no salgan en el mismo horario”.

Respecto a la adaptación del trabajo docente, la ministra de Educación hizo especial referencia a un decreto contra el cual vienen reclamando distintos sectores docentes, ya que suspende la posibilidad de traslados, entre otros derechos contemplados en el estatuto docente.

“Es una medida de excepción que tiene que ver con la pandemia”, dijo la funcionaria al respecto y explicó que la idea es que los "docentes enseñen lo más cerca de sus casas".

Lo que se hará es “cubrir con suplentes y reemplazantes que vivan en las zonas cercanas a los establecimientos”, significando “trabajo para muchos docentes desocupados actualmente”, y se pagará “la zona desfavorable tanto al docente titular del cargo, como al que haga el reemplazo”, resumió Calsina. (Télam)