Una reciente investigación llevada a cabo por expertos en Washington, Estados Unidos, develó que el descansar ocho horas, en una persona adulta, ya no es beneficioso para su salud. Por el contrario, determinó que dormir demás podría afectar a la función cognitiva.

El sondeo también reveló que el mal descanso, también podría afectar al deterioro cognitivo y determinó que el tiempo de descanso recomendado es más de 4,5 horas, y menos de 6,5.

"El estudio mostró que dormir más de 6,5 horas se asoció con el deterioro cognitivo con el tiempo”, dijo Greg Elder profesor titular de psicología en Estados Unidos, integrante del estudio científico.

"El estudio mostró que dormir más de 6,5 horas se asoció con el deterioro cognitivo con el tiempo”

En ese sentido, el cientista afirmó que "una teoría es que el sueño ayuda a nuestro cerebro a eliminar las proteínas dañinas que se acumulan durante el día. Entonces, interferir con el sueño podría interferir con la capacidad de nuestro cerebro para deshacerse de esas proteínas”.

En ese sentido, indicó también que es importante destacar que "podría darse el caso de que no sea necesariamente la duración del sueño lo que importa, sino la calidad de ese sueño cuando se trata del riesgo de desarrollar demencia".

Cabe destacar que se trata de un tema que genera controversia, debido a que, por ejemplo, la guía del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés), recomienda que un adulto descanse entre seis y nueve horas para poder recuperarse y desarrollar con normalidad sus actividades