Ocho de cada 10 víctimas fatales de siniestros viales que se registran en la Ciudad son hombres, de acuerdo a un informe del Gobierno porteño que recolectó datos del 2020, año en el cual bajó la circulación de autos por la pandemia del coronavirus y subió el uso de transportes individuales, como la bicicleta.

El relevamiento oficial, que se realiza cada año, evidenció cifras históricas en torno a los niveles de tránsito en las avenidas y autopistas porteñas a causa de las restricciones establecidas por la pandemia, sobre todo, durante la vigencia de la etapa del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), que comenzó en marzo.

Pese a la notoria baja en la circulación de vehículos, las autoridades porteñas señalaron que en 2020 las muertes por siniestros viales disminuyeron un 20% respecto del año anterior, con el registro de 82 víctimas fatales, mientras que entre 2019 y 2018 la baja fue del 30%.

Durante el 2019, unas 103 personas murieron en incidentes viales, lo que representó una tasa de mortalidad de la Ciudad de 3,6 fallecidos cada 100.000 habitantes; mientras que en 2020, el indicador se ubicó en 2,9 fallecidos cada 100.000 habitantes.

Al respecto, el titular del SAME, Alberto Crescenti, dijo que "hubo una reducción drástica de víctimas fatales en siniestros viales, pero no así en la cantidad de choques y vuelcos" ya que al haber menos vehículos en la calle por la pandemia, los conductores tienden acelerar más o no respetar los semáforos en rojo.

"Se van pasando mensajes en el celular manejando o cruzan a mitad de la calle", precisó el médico a cargo del servicio de emergencias de la Ciudad, quien remarcó la necesidad de reducir los incidentes viales en pandemia a fin de no recargar al sistema sanitario que permanece dedicado a la atención de pacientes con coronavirus.

En ese marco, funcionarios porteños presentaron, durante una videoconferencia de prensa, un plan de seguridad vial que apunta a que haya un 50% menos de víctimas fatales a 10 años con eje en la fiscalización y vehículos seguros y en la capacitación de los usuarios de la vía.

"El 2020 modificó la forma en que nos movíamos y esto tuvo un claro correlato en los niveles de siniestralidad de la Ciudad", dijo Juan José Méndez, secretario de Transporte y Obras Públicas porteño; en tanto que el jefe de Gabinete local, Felipe Miguel, indicó que "trabajar en la seguridad vial es salvar vidas. Además, en este contexto, es una buena manera de aliviar el sistema de salud para que pueda abocarse de lleno a la pandemia".

Puntualmente, el informe difundido sostiene que la mayoría de las víctimas fatales en 2020 fueron peatones, seguidos por los motociclistas, ocupantes de automóvil y ciclistas.

El 54% de las víctimas fatales tenían entre 25 y 54 años; mientras que 8 de cada 10 fallecidos fueron de sexo masculino.

Al respecto, Dino Buzzi, director de Planificación, Uso y Evaluación de la Movilidad, consideró que "se debe hacer una lectura de género sobre este problema" y precisó que, a partir de este dato, se puede considerar que "las mujeres cumplen más las normas de tránsito".

Respecto de las vías en las que ocurrieron, seis de cada 10 víctimas se registraron en avenidas y, finalmente, las mayores tasas de fallecidos por kilómetro cuadrado se observaron en las Comunas 1, 2, 7 y 15.

Con respecto al cambio en el tipo de movilidad, durante la pandemia se observó que los viajes en bicicleta se incrementaron 27% -en 2019 se hacían 320 mil viajes anuales y en 2020 405 mil-, mientras que la tasa de fallecidos tuvo una baja. (Télam)