La justicia de Río Negro condenó a ocho años de cárcel a un hombre que abusó sexualmente de una mujer a quien había citado en la costanera de la ciudad de Viedma con el argumento de ofrecerle trabajo, se informó oficialmente hoy.

Según el Ministerio Público Fiscal, los abusos sexuales fueron practicados "el 12 de febrero pasado entre las 15.25 y las 16.15 horas en el camino de tierra ubicado en Costanera Norte, a continuación de la Avenida Raúl Alfonsín, luego de la intersección con calle Alicia Moreau de Justo, y a la vera del Río Negro".

El organismo judicial rionegrino afirmó que "la mujer habría llegado hasta el lugar mediante engaño y fue abusada por medio de intimidación y sacándole el teléfono celular mientras la amenazaba".

La representante del Ministerio Público Fiscal rionegrino, Yanina Estela Pasarelli, junto al defensor Carlos Dvorzak, solicitaron un juicio abreviado y pidieron 8 años de prisión efectiva por el delito de abuso sexual con acceso carnal, informaron fuentes judiciales.

La pena pretendida y la modalidad del juicio fue consultada previamente con la víctima y el acusado admitió haber cometido los hechos y aceptó la calificación legal y la pena.

De ese modo, la sentencia del Juez de Juicio Guillermo Bustamante confirmó el pedido durante la tarde de ayer.

Click to enlarge
A fallback.

Las pruebas que dieron sustento a la investigación incluyeron reconocimientos de personas con resultado positivo, testimoniales, el protocolo de abuso realizado en el Hospital Artémides Zatti el mismo día del ataque y certificados médicos expedidos por ese centro de salud y el Cuerpo Médico Forense.

El Cuerpo de Investigación Judicial de la Policía relevó cámaras de seguridad públicas y privadas en inmediaciones de los lugares señalados por la víctima, realizó un seguimiento del perfil de Facebook del acusado y efectuó un allanamiento en su vivienda a pedido de la Fiscalía.

Además, la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones de la Procuración General individualizó el número de abonado del hombre y el número de "IMEI" que usaba esa línea y determinó que el titular es el imputado, quien fue ubicado mediante las antenas y celdas evaluadas.

Finalmente, se contó con informes remitidos por Facebook y pericias psicológicas realizadas tanto a la víctima como al victimario.

(Télam)