Un grupo numeroso de personas comenzaba a concentrarse esta tarde en Plaza de Mayo para participar de la Marcha Mundial de la Marihuana hasta el Congreso Nacional para reclamar contra la criminalización del cultivo y de los usuarios de cannabis.

Integrantes de Flores de la Libertad, un grupo "cannábico solidario", como lo llamó uno de sus integrantes, destacó los avances "a pasos agigantados" de la normativa en el país. Sin embargo, sostuvo que "todavía hay grises legales" y aseguró que "son muchas las personas privadas de su libertad por cultivar".

Entrevistado por la señal televisiva C5N, el vocero de Flores de la Libertad ponderó los avances legales y citó como ejemplo de ello al Registro del Programa de Cannabis (Reprocann), en el cual son inscriptos los pacientes que tienen indicación de uso de cannabis con finalidad médica y pueden ser autorizados a cultivar para sí, a través de un familiar u otra persona o de una organización de la sociedad civil.

"La ley es ambigua, aunque, de todos modos, se fue avanzando bastante en estos cinco años en lo que refiere a la reglamentación, a pasos agigantados", dijo. Y agregó: "Hay grises legales, hay allanamientos a diario en el país. Así que estamos ejerciendo una actividad ilegal, pero de alguna manera estamos regulándola".

Algunos manifestantes reclamaron "avanzar en la educación al Poder Judicial" para acabar con la criminalización a cultivadores y a usuarios recreativos del cannabis.

"Defendemos que el uso lúdico del cannabis, como algunos lo llaman, es en verdad terapéutico. Por ahí, alguien fuma porque si no no puede dormir y eso es un consumo terapéutico", dijeron a C5N.

Ya desde el mediodía en la porteña Plaza de Mayo fueron apostados stands de diversas organizaciones y colectivos sociales.

Uno de ellos fue el de Mamá Cultiva Argentina. Valeria Salech, fundadora de ese colectivo autogestivo y madre de Emiliano, quien padece epilepsia refractaria, sostuvo que la norma aprobada ayer por Diputados -ya tenía media sanción del Senado- es "una buena noticia porque va a complementar" la Ley de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y Sus Derivados Nº 27.350, que -consideró- "tenía un techo porque promovía las investigaciones médicas y científicas pero no generaba acceso a terapias, para las cuales se requiere a mediano y largo plazo la generación de una industria tanto para el uso medicinal como para el empleo industrial". (Télam)