El Gobierno de Córdoba avanza en la puesta en marcha de un proyecto que implementa un código de colores y formas para separar desechos domiciliarios en origen, con el objetivo de facilitar el trabajo de los recuperadores urbanos y potenciar la economía circular, como lo establece un marco normativo nacional, se informó oficialmente.

De acuerdo a la información que publica el sitio web oficial de Casa cordobesa de Gobierno la iniciativa se presentó ante el Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema) y fue aprobada con algunas modificaciones.

El proyecto local apunta a compatibilizar la gestión de residuos con la resolución 446/2020 del Ministerio nacional de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que establece un código armonizado de colores para la identificación, clasificación y segregación de los residuos domiciliarios que, por intermedio del Cofema, se había recomendó la adhesión en todo el país.

El anuncio local se hizo en el marco del Día Mundial del Reciclaje, que se conmemora hoy, y de acuerdo a las manifestaciones del secretario de Ambiente provincial, Juan Carlos Scotto, "la cuestión del reciclado debe ser una política de Estado tendiente a generar conciencia ambiental".

El funcionario resaltó también que se está trabajando con el sector industrial, los municipios y comunas de Córdoba con entrega de manuales instructivos que ayuden a concientizar sobre la necesidad de respetar los colores en los espacios públicos".

Agregó que también se acordó con la cartera de Educación la utilización de manuales, folletos y juegos didácticos para que los alumnos asimilen las ideas.

Entre los principales puntos, el proyecto establece que cada color debe distinguir un tipo de residuo y la sociedad deber asimilar cuál matiz se corresponde con cada desecho, mediante la utilización de guías visuales como señalética clara, tipos de contenedores, bolsas y recipientes del mismo color, y otros aspectos.

La propuesta identifica a los residuos reciclables secos con el color verde: materiales pasibles de valorizar como papel y cartón; vidrio (botellas y frascos); plásticos (bolsas, tapas, botellas, envases); metales (latas, conservas, tapas); multilaminado; textiles (ropa, trapos); madera (palos, tablas, cajas).

Basura (color negro): residuos sin alternativa de valorización y que deben llevarse a su disposición final, como papeles y cartones sucios, cerámicas, vidrios rotos, material de barrido y otros inclasificables.

Residuos orgánicos compostables (color marrón): restos de alimentos (cáscaras de frutas y verduras, cáscara de huevo, yerba, café); residuos vegetales no voluminosos (hojas secas, ramas y otros); tapones de corcho.

Plásticos (color amarillo): simples o compuestos, como pet, pead, pvc, pebc, pp, ps, poliestireno expandido y otros. Ejemplos: botellas de agua, refrescos y lácteos; envases de alimentos; envases de productos de perfumería, cosmética y limpieza; corchos sintéticos.

Papel y cartón (color azul): materiales de celulosa, como papeles de oficinas, diarios, revistas, folletos, bolsas, cajas, paquetes, hueveras, tubos de papel higiénico, servilletas, libretas y cuadernos sin espiral ni clips.

Vidrios (color blanco): botellas, frascos de conservas, envases de cosméticos y perfumería.

Metales (color gris): férricos y no férricos, como latas y envases de conservas o bebidas, chatarra. (Télam)