(Por Lorena Bermejo, para Télam) Vecinos, vecinas y organizaciones de la sociedad civil de Bariloche realizaron un encuentro en defensa del ecosistema que rodea el arroyo Angostura, que conecta el lago Nahuel Huapi, parte del Parque Nacional, con el Lago Moreno, que pertenece al ejido municipal de la ciudad.

La convocatoria rechaza la posibilidad de que se construya un club náutico en el Lago Moreno, un proyecto que impulsa un grupo de pobladores de la zona.

Durante la jornada, Nadadores de Aguas Abiertas Rionegrinas (Nadaar) cruzaron parte del espejo de agua acompañados por kayakistas y remadoras.

"El proyecto plantea restaurar un muelle abandonado para hacer un club náutico para poder desembarcar desde el Lago Moreno hacia el Nahuel Huapi. Pudiendo utilizar un muelle habilitado a pocos metros como es Bahía López, no vemos por qué es necesario construir uno nuevo", señaló Alejadro Heit, referente de Nadaar, y advirtió que "el aumento de circulación de lanchas y embarcaciones a motor influye en nuestra actividad como nadadores porque la hace cada vez menos segura".

El arroyo Angostura es un curso de agua de cerca de 100 metros de largo que conecta el Lago Nahuel Huapi, bajo la órbita de Parques Nacionales, con el Lago Moreno, que se encuentra dentro el ejido del Municipio de Bariloche y bajo responsabilidad del Parque Municipal Llao Llao.

El arroyo, de baja profundidad, es ecosistema del huillín, nutria de río que habita de forma exclusiva en ambientes acuáticos de la Patagonia argentina y chilena.

Esta especie se encuentra en extinción y la región patagónica es la única que alberga la población de agua dulce en el país.

"El arroyo Angostura permite que el huillín transite entre un lago y otro, si creciera la cantidad de embarcaciones que cruzan, la especie podría abandonar el área por las perturbaciones que eso genera", señaló Carla Pozzi, bióloga y coordinadora del proyecto de protección del huillín dentro de la intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi.

"Como área borde entre un parque nacional y un parque municipal necesitamos que no aumente el uso de embarcaciones ni se hagan movimientos de piedras. Tampoco que se saque vegetación para ubicar infraestructura. Hay que cuidar el arroyo y todo el sistema de cuerpos de agua a los cuales el huillín puede ir", agregó Pozzi, que acompañó la convocatoria como ciudadana.

Según señaló la especialista, el principal problema de conservación del huillín es la pérdida de hábitat por el retiro de vegetación costera, donde la especie ubica sus descansaderos, en los huecos de los árboles, como los coihues o el arrayán.

"Su rol ecológico es muy importante para el resto del sistema natural porque ocupa el lugar de depredador tope y controla las abundancias de las otras especies, es decir, mantiene el sistema en equilibrio", detalló Pozzi.

En abril de 2014, un poblador de la zona, Ezequiel Fernández Mezzadra, utilizó maquinaria para intervenir en el arroyo y modificar su profundidad sin la autorización de los organismos correspondientes, lo que dio lugar al amparo que presentó la asociación Civil Árbol de Pie y al fallo que en 2016 emitió el Juzgado Civil N° 5 de Bariloche en el que destacó que "el acto lesivo denunciado implica una amenaza grave, concreta y actual, al modificarse la costa del arroyo, lo que afecta el medioambiente y el recurso hídrico".

Si bien el borrador del proyecto incluye que se considere "una cota de profundidad mínima en el período del año que va desde el 1 de diciembre al 31 de marzo de 70 cm", para lo cual propone "mantener con limpiezas periódicas la libre navegación del Canal Angostura", desde el Ente Autárquico Administrador del Parque Municipal Llao Llao señalaron que no recibieron formalmente la propuesta, sino "opiniones de un club que está interesado en proponer una inversión para generar un espacio de uso público".

"No hay posibilidad de que un proyecto que incluya el dragado del arroyo prospere", aseguró a Télam Claudio Otano, presidente del organismo responsable del Parque Llao Llao y señaló que la iniciativa propone "recuperar con una inversión un muelle actualmente abandonado, y darle un uso público".

"Hasta que no tengamos en la mesa del directorio un expediente legal del convenio no existe el proyecto oficial", afirmó Otano y aclaró que "todo va a estar sujeto a algún estudio de impacto ambiental para cualquier desarrollo que se quiera hacer".

Entre otros vecinos y vecinas autoconvocados, acompañaron el reclamo las mujeres de la Asociación Civil Nahuel Rosa, con su "bote dragón", el Movimiento Vecinal Participativo, e integrantes de Árbol de Pie.

Ana Weiman, referente de la organización señaló que "lo que ya está prohibido no necesita ningún estudio de impacto ambiental. Todo lo que hagan va a ir en contra del amparo, que está vigente y prohíbe cualquier modificación del arroyo". (Télam)