"La Ley de Oncopediatría va a ayudar a regular y poder sostener lo que se viene haciendo", afirma a Télam la jefa del área Representante del Paciente (RDP) del hospital Garrahan, Silvia Pietanesi, que trabaja en el centro médico desde que se inauguró, hace 35 años, ante el cambio de paradigma en la atención que propone la norma en proceso de reglamentación.

"Trabajamos para aliviar a las familias todo el tiempo que transite o espere en el hospital y para conjugar en un mismo momento la excelencia médica, los grupos artísticos y los talleres de concientización centrándonos en el fortalecimiento de los aspectos sanos de esos niños y niñas", resume la referente.

La oficina que dirige se creó para garantizar una "postura de escucha hacia el paciente", plasmada en el espacio "Estación Alegría", el cual, con la premisa de pensar qué les gusta a los niños y niñas, incorporó propuestas artísticas y recreativas con juegos en las distintas salas, realizaron convocatorias de artistas, vinculados a la música, clown, manualidades, títeres, celebraciones de cumpleaños con un obsequio acorde a la edad y a la patología, y también talleres de concientización.

Entre los artistas con los que trabajan, se encuentra el músico Julio Calvo, quien hace música para infancias desde hace 40 años y hace 13 en hospitales en el marco de la asociación de músicos especializados llamada Cultura y Salud en el Garrahan y el Posadas.

"Tenemos la fortuna de trabajar con un elemento cercano a todo el mundo, conmovedor y a la vez inasible", comienza contando Calvo a Télam.

"Siempre antes de hacer música preguntamos si quieren, es importante que sea con consentimiento. En un ámbito como el hospital todo se lo tienen que bancar para cuidarse. Estar internado significa perder casi todos los parámetros que los hacen sentir cómodos: sus olores, sus ritmos; y de repente viene un artista y te dice ¿querés compartir un rato de música?", resume el también docente, luthier y comunicador en la misma sala de espera del Centro de Atención Integral del Paciente Hemato-Oncológico (Caipho) del Garrahan donde minutos antes había demostrado su maestría con el público infantil y adolescente.

Y agrega: "Si me dicen que sí, se abre ese universo aparte durante el tiempo que dure. Te puede decir que no y eso es muy importante también, no le imponemos nada a nadie en ningún momento".

"Siempre es conmovedor -para Calvo-, porque el amor dentro de estos lugares casi que se puede tocar, es un laburo de alta emoción", concluye el músico. (Télam)