Un joven de 19 años murió hoy en Mar del Plata luego de ser hospitalizado tras ser echado de un boliche por personal de seguridad, y aunque sus allegados aseguraron que fue golpeado, la autopsia estableció que no presentaba lesiones, según informaron fuentes judiciales y policiales.

La víctima fue identificada como León Haziel Luna, y su fallecimiento se produjo a las 4.45, en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) de la localidad balnearia, media hora después de que fuera trasladado tras desvanecerse en la casa de su novia, Valentina Muliero (18).

De acuerdo a fuentes policiales, Luna había sido expulsado cerca de las 3 del boliche Mr. Jones, ubicado en la zona de Playa Grande, por un incidente dentro del local.

Según relató la novia del joven al fiscal Fernando Castro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1 que interviene en la investigación del hecho, el personal de seguridad del local lo tomó del cuello para sacarlo del lugar.

De acuerdo al testimonio brindado por Muliero, la expulsión del joven se produjo luego de que él intentara pasar desde la burbuja en la que se encontraba con amigos a la que ocupaba ella.

La joven explicó que se colgó del brazo de uno de los custodios para evitar que lastimaran a Luna, y que al encontrarse con él fuera del boliche, le aseguró que había sido golpeado por el personal de seguridad.

Una vez fuera del local, los jóvenes llamaron a los padres de la novia para que los fueran a buscar, pero al llegar al domicilio Luna sufrió una descompensación y fue trasladado inconsciente al HIGA.

El informe preliminar de la autopsia ordenada por el fiscal estableció esta tarde que la víctima no presentaba golpes ni lesiones, y en la operación, realizada por el Cuerpo Médico Forense policial, se halló en cambio un coágulo en el corazón, presuntamente provocado por alguna enfermedad preexistente.

"El chico no tiene marcas, no tiene rasguños, no tiene hematomas, ni ningún signo traumático que indique que haya recibido un golpe. Sí tiene una obstrucción cardíaca que es lo que le produjo la muerte, es decir que el fallecimiento no es producto de la intervención de un tercero", dijo el fiscal en diálogo con Télam.

En base a estos elementos, Castro descartó "que el joven haya sufrido algún tipo de golpe" como se presumía inicialmente.

Señaló además que dispuso la identificación de todos los custodios del boliche, y el análisis de cámaras de seguridad, que los encargados del boliche demoraron algunas horas en entregar.

Al respecto, Castro indicó que de acuerdo a las imágenes observadas, "se ve cuando personal de seguridad lo extrae" del local, y que "es llevado del brazo y no es golpeado".

El titular de la UFI 1 señaló en ese sentido que ante la ausencia de rastros de una posible agresión, la investigación mantuvo la calificación inicial de "averiguación de causales de muerte".

Tras conocerse los resultados de la autopsia, la hermana de la víctima, Azul Luna, aseguró en diálogo con el canal de noticias TN que su hermano no tenía ninguna patología previa conocida "ni ningún problema cardíaco", y reiteró que "según quienes estaban" en el boliche, "supuestamente lo empujaron y lo golpearon" al expulsarlo.

La novia del joven, en tanto, recorrió el boliche en la tarde de hoy junto a personal policial para realizar una reconstrucción del hecho.

Fuentes policiales indicaron por otra parte, que en el mismo local, cerca de una hora después de que Luna fuera expulsado, otro joven de 22 años, identificado como Jerónimo Tauler, sufrió una fractura en la mandíbula al ser echado por el mismo personal de seguridad.

En su caso, efectivos policiales que se encontraban cerca lo asistieron y lo trasladaron en un móvil al Hospital Privado de Comunidad, donde fue asistido y recibió el alta horas más tarde.

Además de la fractura, este joven, presentaba pérdida de piezas dentales y otros golpes en el rostro, tal como él mismo difundió a través de posteos con fotos en sus redes sociales.

Por este hecho se inició una investigación por el delito de "lesiones graves" en la misma fiscalía que intervino en caso anterior.

Castro dispuso en este caso la declaración de testigos y de personal de seguridad de Mr. Jones, y el análisis de las cámaras de seguridad, que establecieron que "sí hay golpes" a Tauler por parte de los custodios del boliche cuando lo sacaron del local.

El titular de la UFI 1 señaló por otra parte que, de acuerdo a la evolución del joven, tenía previsto ampliar su declaración testimonial en las próximas horas. (Télam)