Mónica Jara, la docente que resultó gravemente herida tras una explosión en la escuela rural neuquina en la que trabajaba el pasado 29 de junio, murió hoy en la ciudad de Mendoza, donde había sido trasladada, informó la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN).

La Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) confirmó hoy la muerte de la mujer, de 34 años, quien se encontraba internada desde el 30 de junio en el hospital Lagomaggiore de Mendoza, con "más del 90% de la superficie corporal quemada, con compromisos de la vía aérea y del pulmón", según había informado en los reportes de salud Roxana Cabrera, directora del centro de salud.

El hecho ocurrió el el 29 de junio pasado en una escuela rural del paraje Aguada San Roque, a 60 kilómetros de la localidad neuquina de Añelo, y a causa de las explosión también fallecieron dos operarios.

El gremio docente convocó a realizar esta tarde marchas en cada seccional para exigir "Justicia para Mónica, Nicolás y Mariano". En la capital neuquina la movilización se realizará a las 17.30 desde el monumento a San Martín, ubicado en el centro de la ciudad.

La explosión se produjo en un sector en remodelación de la escuela albergue 144, donde los operarios Nicolás Francés y Mariano Spinedi se encontraban trabajando junto a Mónica Jara, ya que se había detectado un inconveniente en un calefactor.

Producto de la explosión, Francés y Spinedi fallecieron, y la docente tuvo que ser trasladada a la ciudad de Mendoza por la gravedad de sus lesiones.

La investigación iniciada por "delitos de homicidio y lesiones culposas", a cargo la fiscal jefa Sandra González Taboada, tiene como hipótesis principal que la explosión en la escuela la provocó una fuga de gas", según informó el Ministerio Público Fiscal. (Télam)