La agrupación de mujeres "Sororas de Pehuén Co" realizó hoy una jornada de reflexión con charlas sobre los inicios del feminismo al cumplirse seis años de la desaparición de Andrea Esnaola, una mujer de 47 años quien fue vista por última vez cuando se retiraba de la escuela en la cual trabajaba como auxiliar.

Esnaola se desempeñaba como portera en el anexo de la Escuela Técnica del balneario ubicado a 82 kilómetros al noreste de Bahía Blanca y fue vista por última vez en la tarde del 15 de julio del 2015.

La agrupación "Sororas PehuenCo", conformada por mujeres de dicha localidad balnearia llevó a cabo desde las 11.30 y frente al establecimiento educativo una serie de charlas sobre los inicios del feminismo, con la participación de cantoras locales, como así también un taller de estampado y serigrafía.

También se ofreció una merienda y un espacio de escucha para reflexionar "entre tanta incertidumbre e impunidad".

"Decidimos hacer esta especie de rondas para recordar que todavía no tenemos respuesta de lo que pasó a seis años de la desaparición de Andrea Esnaola", sostuvo Coni Mezarossi, una de las integrantes del grupo.

La agrupación "se compone de vecinas con diferentes edades para unirnos para estar atentas a las necesidades de todas como mujeres del pueblo, no solo por lo que ha pasado con Andrea para ser un llamado de justicia", dijo Mezarossi a la prensa local.

Por su parte Silvia Palumbo, vecina del balneario de unos 700 habitantes e integrante de "Desbandadas", otro grupo de mujeres, dijo que "lo que pedimos es respuestas, saber qué pasó con Andrea Esnaola".

Palumbo agregó que también el sábado próximo desde las 11.30 llevarán a cabo en el balneario una feria de artesanías y luego una movilización hacia la escuela donde trabajó la portera.

Según la investigación judicial y policial, la portera fue a trabajar a las 12 de ese día como era habitual y en vez de salir a las 18, se ausentó pasadas las 17.20 de la escuela sin avisarle a nadie, dejando todas sus pertenencias.

A los pocos días su marido, Gustavo Ignacio Martínez Ipucha, de 43 años, debió ser internado luego de intentar suicidarse de un tiro en la cabeza.

El hombre declaró en la causa a cargo de la fiscal de Bahía Blanca Leila Scavarda que su esposa "estaba deprimida y tomaba medicación".

Tras su declaración, los pesquisas reforzaron algunas de sus hipótesis, de las cuales la más firme es que la mujer se internó en el mar para matarse y que su esposo se efectuó el disparo debido a que estaba angustiado porque no aparecía, según fuentes de la investigación.

"Está descartado el tema de un secuestro, como así también que se trate de un caso de trata de personas o que la mujer se haya ido con un amante", señalaron. (Télam)