Rocío Gómez, una mujer que recibió la vacuna contra el coronavirus, denunció que tras ello, su cuerpo quedó "imantado". En las imágenes, que pronto se convirtieron en virales, se puede observar cómo en su brazo se sostienen clips, ganchos, y hasta un cuchillo.

Gómez, recibió la inoculación, en el marco de la campaña de vacunación que lleva se adelante por la pandemia mundial. Tras ello, la joven quiso comprobar si tenía el famoso "efecto secundario" de la imantación, que ya había aparecido anteriormente en varios casos que circulaban en internet. Para su sorpresa, encontró que tanto clips, como ganchos y hasta un cuchillo quedaban adheridos a su brazo, en el que había recibido la inoculación.

Las fotos de la mujer que quedó 'imantada'.

“Mi pareja se reía, yo que no creo en esas cosas virales, no le di mucha bola”, dijo Gómez, que se mostró sorprendida por el resultado obtenido, que le duró tan sólo unas horas luego de darse la vacuna.

Sin embargo, los especialistas aseveran que esto no puede ser posible: en relación a ello, señalaron que las inoculaciones están compuestas por material genético, proteínas, lípidos, sales, agua y sustancias químicas que mantienen el pH, por lo que es imposible que alguno de estos componentes cuente con las propiedades magnéticas suficientes como para que esto sea real.

“No. Recibir una vacuna contra el Covid-19 no puede hacer que tu brazo se magnetice. Se trata de un engaño simple y llano”, señaló, por su parte, el doctor Stephen Schrantz, de la Universidad de Medicina de Chicago.

En tanto, Nicolás Torres, del Laboratorio de Inmunopatología del IBYME-CONICET, aseguró que para que esto sea posible, “tendrían que colocar una pieza de metal bastante sustancial debajo de la piel para que los imanes se adhieran” y que ella no cabría en una aguja, por lo que es imposible