A tres años del crimen de Fernando Báez Sosa y con epicentro en Dolores, se realizaban hoy varios actos para pedir Justicia, con la participación de miles de personas. En Dolores, lugar en el que son juzgados los jóvenes rugbiers acusados de asesinar a Fernando, Silvino y Graciela, presidieron el acto que en forma de ceremonia interreligiosa se realizaba en el anfiteatro de la localidad. "Justicia igual Perpetua", rezaba la mayoría de los carteles que portaba la gente, mientras una enorme foto del joven asesinado dominaba el escenario. Graciela fue la encargada de encender las primera velas, antes de que se pronuncie una oración, con el acompañamiento de la luz de celulares. En la plaza de Dolores se sembró un árbol de jacarandá, "para que recordemos siempre a Fernando". También se realizaba una misa en Vila Gesell, frente al boliche Le Brique, donde el 18 de enero de 2020 murió Fernando, y otro acto similar en el barrio porteño de Recoleta, además de Mar del Plata y otros puntos del país. "Gracias Fernando por habernos dado alegría durante 18 años. No queremos venganza, sino justicia", expresó Graciela, tras escuchar oficios de religiosos de fe musulmana, judía y católica. AMR NA