Durante la Celebración Litúrgica de la Pasión y Muerte de Jesucristo el pasado 2 de abril, Viernes Santo para el catolicismo, los fieles de la Parroquia Santa María de la Asunción, en la ciudad mexicana Amozoc de Puebla, y todos aquellos que siguieron la transmisión en vivo, quedaron atónitos con un hecho inusual que rozó el milagro.

En medio de la misa que duró una hora y media, mientras el cura pedía a los presentes que se pusieran de rodillas “para recordar la muerte de nuestro señor en la cruz”, se vio a la figura de Jesús crucificado agachando la cabeza como en el último suspiro.

Las imágenes trasmitidas a través de la cuenta oficial de Facebook de la Iglesia, rápidamente comenzaron a cosechar cientos de comentarios, decenas de miles de compartidas y dieron la vuelta al mundo.

“Vean el milagro”, “¡se movió!”, dijeron los feligreses

El momento resultó impactante para creyentes y no tanto. Algunos afirmaron que el episodio se trataba de un milagro de pascuas en el difícil contexto mundial de la pandemia por coronavirus, mientras otros consideraron que solo se trataba de una representación, y que alguien estaba manipulando la figura de Cristo.

“Muchas cosas han pasado en mi vida, y pedí una señal y creo en él y ahí está!! Gracias Sr. tu bondad es infinita!! De verdad esto es especial!!”, escribió una usuaria. “Vean el milagro”, “¡se movió!”, dijeron los feligreses aunque otros, más escépticos, hablaron de “montaje”