La beba de 8 meses internada en la ciudad de Rosario por ingerir dióxido de cloro mostró signos de mejoría hoy al ser extubada y comenzar a alimentarse, informaron fuentes sanitarias locales.

La niña “continúa en sala de cuidados críticos, fue extubada y comienza con alimentación”, según el parte médico difundido por el Ministerio de Salud.

El informe señaló que “continúa con los tratamientos impartidos desde su ingreso” y que “su estado es estable con buena evolución”.

La beba fue atendida el 24 de mayo pasado por vómitos y fiebre en un hospital de la localidad de Granadero Baigorria tras la ingesta de dióxido de cloro, que -según explicó su madre- le suministró por accidente al prepararle una mamadera.

Por la gravedad del cuadro fue trasladada al Hospital de Niños Zona Norte de Rosario, donde quedó en terapia intensiva y con asistencia respiratoria mecánica.

Como la madre de la beba cursaba un cuadro de Covid-19 y la niña tomó dióxido de cloro -químico que se sugiere para esa enfermedad sin ningún sustento científico- la dirección del hospital decidió este jueves "anoticiar" del hecho a la Fiscalía de Flagrancia en turno para que lo investigue.

Además, el hospital advirtió a la población sobre "el riesgo cierto que representa para la salud el consumo de dióxido de cloro o productos relacionados", y recordó que "no se encuentra autorizado por ninguna autoridad sanitaria" para administrarlo como remedio contra enfermedades. (Télam)