La procesión en honor al Señor y la Virgen del Milagro, que suele ser una de las celebraciones religiosas más convocantes del país, se desarrollará mañana en Salta, como cada 15 de septiembre, pero sin el seguimiento de feligreses debido al contexto de pandemia por coronavirus.

“Solamente con el perdón podremos volver a encontrarnos como hermanos. Por eso, la Iglesia necesita ser un vivo testimonio de comunión para un país que se desangra, para una sociedad a la que le gusta el enfrentamiento, la grieta, más que el encuentro fraterno”, dijo hoy el obispo de Concepción, de Tucumán, monseñor José Antonio Díaz.

Díaz presidió la misa estacional de la segunda jornada del Triduo de Pontificales de la Fiesta del Milagro, en honor a la Solemnidad de la Santa Cruz, en la Catedral de la ciudad de Salta.

“Disfrutamos más de ver la derrota del otro que de haber alcanzado el logro, el triunfo del amor. Por eso necesitamos aprender de la cruz, que es la escuela del amor, de la fraternidad, de la solidaridad, del dar la vida”, expresó el obispo de Concepción.

Bajo el lema “Quédate con nosotros Señor”, se realizará mañana la procesión del Milagro, considerada una de las celebraciones religiosas más importante del país, que generalmente convoca a unos 800 mil fieles.

El año pasado, la procesión no se pudo realizar, debido a la pandemia de coronavirus, y este año se realizará, pero sin el seguimiento de los feligreses detrás de las imágenes, y con un amplio operativo de seguridad sanitaria.

La procesión central comenzará a las 15, con la salida de las imágenes de la Cruz Procesional, la Virgen de las Lágrimas, la Virgen del Milagro y el Señor del Milagro, a la explanada de la Catedral.

A las 16, comenzará el recorrido tradicional hasta el monumento 20 en Febrero, donde esperarán las autoridades para la realización del Pacto de Fidelidad, alrededor de las 16.45, y allí comenzará, a las 17, la ceremonia central.

Además, el 15 de setiembre, a las 12, desde la Catedral Basílica saldrán las imágenes peregrinas del Señor y la Virgen del Milagro, montadas sobre vehículos del Ejército para recorrer, durante 4 horas, 58 kilómetros por la capital salteña, pasando por todas las zonas y lugares emblemáticos de la ciudad, con el objetivo de desalentar la llegada de los fieles al centro de la ciudad.

Por cada cuadra, tanto en los alrededores de la Catedral, como en los barrios, debe haber un aforo de 150 personas, mientras que en las 4 plazas que rodean el Monumento 20 de Febrero el aforo permitido será de 400 personas como máximo.

Hoy concluye el rezo de la Novena en honor al Señor y la Virgen del Milagro, en el marco de esta fiesta, cuyas intenciones son “que San José interceda por el pan y el trabajo de cada familia”; “que aprendamos con la Iglesia a caminar juntos” y “que termine el flagelo de esta pandemia”.

Para mañana está programada la última jornada del Triduo de Pontificales --conjunto de rezos o celebraciones religiosas que dura tres días y es propio de la iglesia católica-, con la Solemnidad del Señor del Milagro, por lo que a las 10 se realizará una misa estacional en la Catedral.

Durante estos días se recuerda la intercesión milagrosa de la Virgen y la protección del Santo Cristo crucificado durante los temblores que azotaron la región en 1692, desde cuando, cada año, los fieles renuevan su pacto de fidelidad y piden la protección de los Patronos a sus hogares.

(Télam)