Los familiares de niños presuntamente abusados en el jardín Belén de la localidad bonaerense de San Pedro, hechos por los que están acusados el sacerdote Tulio Mattiussi de la iglesia San Roque, el portero Anselmo Ojeda y la preceptora María Rubíes, estarán mañana frente a los imputados en una audiencia en Tribunales.

Según indicaron allegados, los familiares se sentarán frente a los imputados por primera vez para presenciar una audiencia debido a la instancia de presentación y simplificación de prueba, que es previa al juicio oral, pese a que la causa ya había sido elevada a juicio.

Luego de ello, se espera que se fije la fecha en la que se llevará a cabo el juicio.

"El día viernes próximo en la ciudad de San Nicolás, vamos a atravesar una instancia más, de la causa de Abuso Sexual Infantil contra niños de 3-4-5 años ocurrido en el jardín de infantes Belén de la ciudad de San Pedro", dijeron los familiares de los chicos en un comunicado.

"Nos sentaremos frente a los tres imputados: el cura Tulio Mattiussi (liberado de prisión y actualmente en libertad apañado por el obispado y los miembros del santuario de San Nicolás), el portero Anselmo Ojeda (actualmente gozando del beneficio de prisión domiciliaria) y la preceptora María Luján Rubíes (gozando de libertad hasta la fecha de juicio). Los tres se encuentran imputados con los mismos cargos", añadieron.

En el escrito, los familiares pidieron unir "las fuerzas del bien, del amor y de la justicia para que las voces de nuestros hijos en este caso, que representan las de tus hijos, tus nietos, tus sobrinos, tus ahijados y a todos los niños de nuestra comunidad e incluso a tu pequeña niña o niño se alcen bien alto y podamos ver cómo lo malo tiene sus consecuencias y hay justicia en esta tierra para aquellos que atentan contra la Inocencia de lo más puro de la vida! Los niños !".

La Justicia de San Nicolás elevó a juicio oral la causa en 2019 por abuso sexual simple calificado por hechos denunciados en 2017.

Según la fiscalía, encabezada por Hernán Granda, esa es la caratula que les corresponde tras ser denunciados por los padres de cinco niñas y niños, aunque en principio se los había acusado de buso sexual con acceso carnal.

Según la acusación, se habría probado que los tres imputados abusaron de las víctimas cuando tenían entre 3 y 5 años.

Tanto Mattiussi como Ojeda estuvieron en prisión preventiva tras la denuncia, aunque luego el cura obtuvo la libertad mientras que el encargado debió cumplir prisión domiciliaria. Rubíes, en cambio, no perdió la libertad en ningún momento.

La decisión de elevar a juicio la causa fue del juez de Garantías, Román Parodi.

Según Ariel Fusco, representante de las víctimas, ”por el sistema procesal de la Provincia los acusados tienen 5 días para apelar la elevación a juicio oral; si eso pasa, tanto la fiscalía como el particular damnificado van a recusar a la Cámara de Apelación y Garantías del Departamento Judicial de San Nicolás, y en ese caso debe definir la situación el Tribunal de Casación de la Provincia”. (Télam)