Luego de la tragedia de ayer en Río Turbio, que costó la vida de dos niños en el dique San José, las autoridades de Santa Cruz insistieron en la necesidad de que la gente evite transitar o patinar sobre espejos de agua congelados.

"Venimos trabajando en estas campañas hace un mes y medio y la próxima semana se dará inicio, de manera virtual, a la capacitación sobre espejos de agua congelados", manifestó Martín Aguirre, Superintendente de Bomberos, al recordar que "en todo el territorio de la provincia de Santa Cruz no está habilitado ningún espejo de agua para esparcimiento mientras están congelados".

"En todo el territorio de la provincia de Santa Cruz no está habilitado ningún espejo de agua para esparcimiento mientras están congelados".

En tanto, los cuerpos de los niños fallecidos ayer, Brian Torres y Bryan Navarro, de 9 y 10 años, fueron sepultados hoy ante la congoja de toda la comunidad de Río Turbio.

El accidente, según fuentes oficiales, se produjo en el horario de mayor temperatura (6 grados) cuando los pequeños "se metieron hacia el centro del dique sin percatarse que estaba deshielando".

"Cuando llegaron los Bomberos y el buzo del Ejército, sólo pudieron rescatar con vida al perrito que los acompañaba y que luchaba en medio de las frías aguas y los trozos de hielo", expresaron circunstanciales testigos.

La Municipalidad de Río Turbio se hizo cargo de los sepelios y desde el Ministerio de Desarrollo Social se está brindando contención a las familias de los niños. (Télam)