La distribución de la población en Jujuy está relacionada con las características geográficas y económicas de la provincia, y de acuerdo con ese contexto, el Censo 2010 arrojó que 87.747 personas formaban parte de la población rural, una cifra menor con respecto al Censo 2001 (91.815) y al Censo realizado en 1991 (94.176).

La región de los Valles, en donde está asentada la mayor parte de la población, es la más propicia para la agricultura y allí se concentran la industria y otras actividades relevantes.

La producción de tabaco en Jujuy, uno de los pilares de la producción provincial, se desarrolla en los departamentos Dr. Manuel Belgrano, Santa Bárbara, San Pedro, San Antonio y principalmente en El Carmen.

La provincia también tiene cultivos de caña de azúcar, cítricos, hortalizas y legumbres.

Durante la primera mitad del Siglo XX el avance económico impulsado especialmente por el cultivo y la industrialización de la caña de azúcar, determinó un crecimiento demográfico considerable en la provincia, alimentado por la radicación de inmigrantes bolivianos.

Por otro lado, las características demográficas de los valles contrastan con las de la Puna, donde se registran densidades inferiores a un habitante por kilómetro cuadrado en Susques y Rinconada.

Sobre la importancia de los censos nacionales, el titular de la Dirección Provincial de Estadística y Censos (Dipec), Fernando Medina, explicó que "sirve para diseñar políticas públicas, tales como obras de rutas, casas, viviendas, escuelas y comisarías", y añadió que la provincia cuenta con una estructura de casi 11.000 censistas (urbanos y rurales) para el operativo.

El Censo para áreas rurales de Jujuy comenzó el martes pasado, para lo cual se coordinó la labor con Gendarmería Nacional teniendo en cuenta los lugares de difícil acceso como El Chañi, Molulo, Santa Ana y Cerro Negro donde viven familias a las que se debe encuestar. (Télam)