Un grupo moderno clave de reptiles que incluye lagartos y serpientes, conocidos como escamosos, evolucionaron en el período Jurásico, 50 millones de años antes de lo que se pensaba, según una investigación publicada por la revista científica eLife.

El estudio, realizado por científicos del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y la Universidad de Bristol, pone en cuestionamiento el consenso científico sobre este fenómeno que, se presume, ocurrió en el período Cretácico.

Esto ocurrió cuando muchos grupos de tetrápodos terrestres, como mamíferos, lagartos y aves, aparentemente experimentaron una gran diversificación durante la llamada Revolución Terrestre del Cretácico, desencadenada por el surgimiento de plantas con flores, precisó la agencia de noticias DPA.

Según este estudio, este grupo de reptiles logró una diversa gama de adaptaciones en el Jurásico (entre 201 y 145 millones de años), mucho antes de las estimaciones actuales.

"Aunque los escamosos del Jurásico son raros, los árboles evolutivos reconstruidos muestran que todas las principales especializaciones de los escamatos evolucionaron entonces, y es posible distinguir adaptaciones de gecos, iguanas, eslizones, gusanos lagartos y serpientes unos 50 millones de años antes de lo que se pensaba", explicó en un comunicado Michael Benton, coautor del estudio, quien destacó que la clave de la investigación esta en la anatomía de los reptiles

"En lugar de encontrar un conjunto de lagartos generalizados en el tallo del árbol escamoso, lo que encontramos en el Jurásico fueron los primeros representantes de muchos grupos modernos, que mostraban características morfológicas avanzadas", dice Arnau Bolet, autor principal del artículo.

Los tiempos de divergencia observados, las gráficas morfoespaciales y las tasas evolutivas sugieren que el Jurásico fue una época de innovación en la evolución escamosa

Según estos resultados, el aparente aumento repentino de la diversidad observado en el Cretácico podría estar relacionado con un registro fósil mejorado, capaz de registrar un mayor número de especies, o con un estallido de orígenes de nuevas especies relacionadas con los nuevos tipos de bosques e insectos.

Los escamosos son todos de sangre fría y su piel está cubierta por escamas córneas, agregó DPA, y forman parte de las faunas terrestres modernas, especialmente en climas más cálidos, con una asombrosa diversidad de más de 10.000 especies.

Esta investigación es importante para comprender la dinámica de los ecosistemas terrestres en el Mesozoico y para descifrar cómo el grupo logró una asombrosa diversidad de más de 10.000 especies, solo comparable con las aves entre los tetrápodos. (Télam)