Intendentes consultados por Télam destacaron el impacto social, económico y hasta emotivo que tuvo el regreso del tren a sus municipios, en algunos casos tres décadas de vías sin uso y estaciones cerradas.

El intendente de Pehuajó, Pablo Zurro, celebró la vuelta del tren a su ciudad, concretada semanas atrás con la realización de la denominada "Marcha Blanca".

El funcionario hizo referencia a la importancia del tren y su impacto en la economía de las familias que viajen en él. "El ómnibus -afirmó- vale $5.500 de ida y $5.500 de vuelta para ir y volver a Buenos Aires, algo que un jubilado no puede pagar, para ir con su nieto a la Capital Federal".

En diálogo con esta agencia, Zurro sostuvo que "el tren también es emoción". Y agregó: "Para los pehuajenses, para aquellos que jugaban al lado de las vías y miraban pasar el tren y lo veíamos a diario, eso es algo que se había ido perdiendo".

En la misma línea, el intendente de Carlos Casares, Daniel Stadnik, aseguró estar "muy contento de tener el tren en nuestra ciudad''. En su momento el ministro (de Transporte, Alexis Guerrera) nos recibió y, entre otros temas, nos aseguró que en tres meses iba a estar el tren en Casares y cumplió con su palabra".

Por su parte, la intendenta interina de Malvinas Argentinas, Noelia Correa, caracterizó como "histórico para todos los malvinenses" el día en que fue reinaugurada la estación Grand Bourg.

"Es la séptima y última estación del Ferrocarril Belgrano Norte que hemos finalizado. Estuvimos tanto tiempo con las obras frenadas, con las estaciones provisorias que eran tan inseguras para las familias, los comerciantes que también padecieron mucho esta situación. Pero eso ya ha quedado en el pasado gracias a un gobierno nacional y provincial presentes", aseguró la jefa comunal.

"¡Qué feliz estamos en Justo Daract!. Nuestro pueblo nació con el ferrocarril hace más de 100 años, imaginen lo que significó el año 1993 para nosotros. Durísimo. Por eso, hoy es un día histórico, de renacimiento. En lo personal mi abuelo, mi padre y yo somos ferroviarios. En el '93 perdí mi puesto de trabajo, perdí mi puesto como conductor de locomotora. Fue como una nube negra. Pero hoy es un camino a futuro, un sol que ilumina nuestros ojos", sostuvo el intendente de Justo Daract, Alfredo Domínguez, el día en que el tren retornó a esa localidad después de más de 30 años.

Finalmente, el intendente de Valle Hermoso, en las sierras de Córdoba, Jorge Caserio, sostuvo que "por fin el día llegó, lo venimos postergando pero el tren llegó a Valle Hermoso. Este es el momento del tren". (Télam)