Los edificios del sector público nacional deberán implementar progresivamente a partir de hoy buenas prácticas sostenibles de consumo y de habitabilidad, mediante el manejo y la gestión de los recursos utilizados en los organismos.

La medida quedó formalizada con la publicación en el Boletín Oficial del decreto 31/2023, y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible será la autoridad de aplicación.

La norma tiene por objetivo "la obligatoriedad de implementación de buenas prácticas sostenibles de consumo y de habitabilidad, en consonancia con los principios de progresividad y de no regresión", se indicó a través de un comunicado.

Las prácticas alcanzan la gestión eficiente de la energía eléctrica; del agua; el gas natural; los residuos; las compras públicas; la accesibilidad; la movilidad sostenible y las superficies y espacios verdes.

La ejecución de la iniciativa será progresiva y la cartera de Ambiente asistirá a los organismos públicos nacionales con asesoramiento técnico y financiamiento.

Se espera que en un período de dos años los edificios cumplan con las primeras acciones básicas de sostenibilidad, como la instalación de bicicleteros, la separación de residuos en origen y la compra de electrodomésticos eficientes, entre otras medidas.

En tanto, en el plazo de seis años, se llevarán a cabo prácticas más integrales como la instalación de paneles y de cubiertas vegetales y la adquisición de vehículos híbridos.

De acuerdo al grado de compromiso que se desarrolle en cada edificio se otorgarán dos distintivos, el de "organismo público comprometido con la sostenibilidad", para aquellos que hayan aplicado las prácticas básicas; y el de "organismo público sostenible", para los que hayan aplicado las prácticas más complejas. (Télam)