La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, aseguró hoy que los docentes porteños podrán dar clases presenciales en más de una escuela o a distintos grupos en un mismo establecimiento, una medida contemplada dentro del protocolo presentado ayer para el regreso a clases y que es rechazado por los gremios.

"Podrán dar clases en no sólo en distintas escuelas sino en diferentes grupos dentro de cada escuela", dijo hoy Acuña, un día después de que el juez en lo contencioso administrativo Roberto Gallardo la citara junto a su par de Salud, Fernán Quirós, para dar explicaciones el próximo miércoles sobre cómo será el operativo para testear de coronavirus a los docentes porteños.

"Este año aprendimos que es posible que los docentes puedan compartir burbujas porque tienen otras medidas de cuidado, tiene un distanciamiento mayor con los estudiantes, tienen además del barbijo una máscara de acetato", enfatizó la ministra.

"Más del 70 por ciento de los docentes secundarios tienen concentradas sus horas en una misma escuela pero tienen muchos grupos", aseguró Acuña sobre la posibilidad de que puedan dar clases a varias de las denominadas "burbujas" de alumnos.

En cuanto a las medidas de seguridad para garantizar la presencialidad de las clases, la ministra informó que los docentes y también el personal no docente serán testeados dos veces antes que comiencen las clases el próximo 17 de febrero y que esos análisis comenzarán el próximo lunes. Para ello, la Ciudad implementó tres centros destinados a realizar las pruebas al personal de las escuelas.

Además, agregó, los alumnos ingresarán por turnos "para evitar amotonamientos", se les tomará la temperatura en el ingreso y deberán colocarse alcohol en gel que estará en un "totem" en la entrada de los establecimientos.

En declaraciones a Radio Continental, Acuña, reiteró el concepto de que "la burbuja es el grado" para explicar que los alumnos no podrán mezclarse con otros compañeros del colegio.

Sobre el protocolo presentado ayer a los gremios, Acuña describió que sólo "define los criterios generales y cada escuela lo adapta a sus características".

"Cómo se van a ordenar ediliciamente va a depender de cada escuela. Para eso, se van a utilizar todos los espacios disponibles, como el SUM, el comedor, la biblioteca", sostuvo. (Télam)