Los docentes de las escuelas públicas de Santa Fe le solicitaron al Gobierno de la provincia ser incluidos en la suspensión de la presencialidad que regirá desde mañana sólo para los alumnos, "ante la gravedad de la situación sanitaria" derivada de la segunda ola de coronavirus.

En ese sentido, la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) aludió a una circular del Ministerio de Educación provincial, que prorrogó entre el 7 y el 11 de junio las clases virtuales, en una medida que no alcanza a los docentes.

"Ante la gravedad de la situación sanitaria sostenemos que es fundamental continuar cuidando la salud de todos y todas, el distanciamiento, los protocolos y las restricciones establecidas, con actividades no presenciales tanto para estudiantes como para docentes y asistentes escolares", indica el texto firmado por la secretaria general Sonia Alesso.

Para la organización sindical, convocar "al personal docente y asistentes escolares a concurrir de manera presencial a los establecimientos escolares" es una situación que "pone en riesgo la salud de las y los trabajadores y sus familias en un contexto crítico de la pandemia en todo el territorio provincial, entendiendo que la misma incrementa la circulación de personas".

Además, la Amsafé sostiene que la concurrencia de los docentes a los establecimientos escolares tampoco garantiza un mejor resultado de las clases virtuales porque "la mayoría de las escuelas tienen escasa o nula conectividad".


(Télam)