El sociólogo Ezequiel Ipar y la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora Vera Jarach coincidieron hoy en la necesidad de "romper el silencio" frente a los discursos de odio y solidarizarse con sus víctimas, al participar de un encuentro en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires en el marco del ciclo de cuatro jornadas de reflexión organizadas por la Defensoría del Público, la diputada porteña del Frente de Todos, Victoria Montenegro, y la Agencia de Noticias Télam.

"Nunca más el odio y nunca más el silencio", son las consignas que compartió Jarach con el público, y luego expuso sobre las motivaciones, las consecuencias y qué hacer para evitar que estos discursos, crezcan.

Como "motivaciones", mencionó el "hambre, la miseria" y las "situaciones graves donde parece que todo está mal". Y afirmó que las "persecuciones, las guerras y los genocidios" son las "consecuencias" y el "fruto del odio".

Luego, dijo que el "silencio es indiferencia", y llamó a "destapar" la semilla del odio cuando sus discursos comienzan.

"Cuando ya está en movimiento, hay hacer algo que no sea violento. Mi sugerencia es la solidaridad", afirmó Jarach, y agregó que el odio "surge de alguien con poder que busca chivos emisarios".

Vera Jarach es periodista, nació en Italia y vino a la Argentina cuando era una niña, "sobreviviendo al fascismo", tal como dijo hoy en la Legislatura porteña.

El sociólogo Ezequiel Ipar (Unsam), a su turno, apuntó que los discursos de odio "no son creencias" ni una opinión que se comparte en conversaciones privadas, si no que están destinados a "hacerle algo a alguien".

Además, analizó la circulación de estos discursos en las redes sociales, donde el algoritmo puede impulsar su crecimiento porque falta la decisión y la "inversión económica" para contenerlos.

Luego, consideró que el "espacio público digital" no es un escenario de "diálogo y negociación", sino que es propicio para un "yo hermético" que tiene una creencia, la afirma y no está dispuesto a ponerla en debate.

En consonancia con Jarach, Ipar apuntó que en las redes sociales "falta solidaridad con las víctimas de los discursos de odio", y llamó a "romper el silencio en la comunicación digital".

El sociólogo también consideró que "es más grave" cuando un mensaje de odio "viene de una autoridad", y advirtió que hay actualmente un movimiento político al que, en términos electorales, "le rinde el odio a la democracia".

Al cerrar el encuentro, tomó la palabra la defensora del Público, Miriam Lewin, quien habló de la existencia de un "voto enojo" y un contexto en el que algunas personas "no ven por qué tienen que confiar en este sistema".

Lewin, periodista y sobreviviente de un centro clandestino de detención y exterminio de la última dictadura cívico-militar argentina, también llamó a reflexionar sobre las "consecuencias irreversibles" del odio.

Victoria Montenegro, por su parte, dijo que este año, de la mano del bloque La Libertad Avanza, "volvió la teoría de los dos demonios" a la Legislatura porteña, lo que se puso se manifiesto en sus discursos y votaciones de la sesión especial por el Día de la Memoria, el 24 de marzo último.

También dijo que los intereses que estuvieron detrás de la última dictadura argentina siguen vigentes y "vuelven".

Montenegro llamó a recordar que las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo "transitaron el odio y generaron herramientas que hoy tenemos que volver a poner en valor".

"La solidaridad, la ternura y el amor son una fuerte herramienta para enfrentar el odio", sostuvo Montenegro, quien es una nieta recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo.

Al final de la jornada, también intervino Mariana Bendahan, subgerenta general de la agencia Télam, quien consideró que a lo largo de los cuatro encuentros realizados se escucharon voces diversas, pero "quedó mucho por debatir", por lo que anticipó puede haber más intercambios.

Luego, dijo que se busca "propiciar instancias de reflexión" sobre discursos que pueden reproducirse también de manera inconsciente. (Télam)