Las autoridades de las Islas Canarias suprimieron hoy la orden de permanecer en los hogares dictada ayer para 3.000 habitantes de La Palma, la isla en la que está en curso una erupción volcánica desde hace 63 días.

La medida había sido adoptada por prevención luego de que la séptima colada de lava llegó al mar, un fenómeno que puede provocar la emisión de gases tóxicos, según la agencia de noticias Ansa

Según el Instituto de Vulcanología de las Canarias, el magma se desplaza a alta velocidad a lo largo de esta colada, un hecho que está contribuyendo al engrosamiento de un nuevo "delta volcánico" en el mar tras los dos ya creados semanas atrás.

En tanto, el aeropuerto de la isla permanece "no operativo" por acumulación de cenizas volcánicas, según Aena, la sociedad que administra las estaciones aéreas españolas. (Télam)