La Oficina Científica de Asesoramiento Legislativo de la cámara de Diputados de la Nación

debatió hoy una iniciativa en defensa de los humedales con el objetivo de generar una "confluencia e intercambio entre la política y la ciencia", explicaron voceros de esa área.

“Nos proponemos aportar todo el conocimiento científico asociado a temas que resulten de interés social y político para debatir y legislar, que esas evidencias sean puestas en manos de nuestros legisladores como insumo o fuente de información para la toma de decisiones políticas”, explicó Claudio Fernández, director de esa Oficina en esta primera jornada de diálogo.

Por su parte, la diputada Graciela Camaño (Consenso Federal) dijo que “es un viejo anhelo poder contar con un respaldo científico y más en este tipo de proyectos, como lo ambiental, porque es una materia extremadamente delicada”.

“Tenemos la obligación de respetar la Constitución, que establece claramente cuáles son nuestras atribuciones en materia ambiental, habida cuenta que los recursos naturales son de propiedad de las provincias, solo podemos limitarnos a legislar en torno a presupuestos mínimos”, aclaró.

En ese sentido, agregó: “Necesitamos una ley de humedales para ordenar su uso de manera inmediata, no podemos seguir teniendo la irresponsabilidad de suponer que el daño ambiental que produce la carencia de una norma es irrelevante”.

En tanto, Patricia Kandus, de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), señaló: “Cuando hablamos de humedales tenemos que reflexionar que estamos hablando sobre agua. Agua disponible para la vida en todas sus formas, sin embargo, la mirada de la producción hegemónica siempre mantuvo a los humedales por fuera”.

“Se estima que, entre el siglo XX y el XXI, se perdieron entre 64 y 71% de la superficie de los humedales. Son muy pequeñas las superficies de humedales y, sin embargo, son estratégicos. Y, si pensamos en el cambio climático, sus características se transforman en indispensables”, resumió. (Télam)