La imputación en contra del productor salteño de moda acusado de abuso sexual con acceso carnal continuado en perjuicio de una mujer que trabajaba en su escuela de modelaje fue ampliada por el fiscal interviniente en la causa tras la radicación de nuevas denuncias, informaron hoy fuentes judiciales.

Fuentes del Ministerio Público de Salta informaron que el fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Rodrigo González Miralpeix, amplió la imputación contra el productor de modas Pablo Marcelo Rangéon.

El 8 de marzo pasado, Rangeón fue inicialmente imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal continuado en perjuicio de una mujer y en calidad de autor, y tras nuevas denuncias radicadas por otras dos mujeres, amplió esa imputación.

De esta manera, el productor está ahora acusado por la comisión de los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado en perjuicio de una víctima; abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una segunda víctima; y abuso sexual con acceso carnal y estafa, en perjuicio de una tercera.

La intervención de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual se registró tras la denuncia radicada por la primera víctima, el pasado 1 de marzo, quien sostuvo que trabajó durante 7 años como encargada de la escuela de modelaje del imputado.

En su relato, la denunciante aseguró que durante el período comprendido entre 2010 y 2017, el acusado la sometió sexual y psicológicamente y que, en algunas oportunidades, lo hizo a través de agresiones físicas.

La mujer denunció, también, que tras hacer públicos los hechos a través de una cuenta de la red social Facebook, empezó a sufrir amenazas a través de cuentas falsas.

Tras recibir los testimonios de la víctima y del acusado, el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, requirió al Juzgado de Garantías 8 la prisión preventiva del imputado.

Luego, el 9 de marzo, una segunda víctima radicó la denuncia en la Comisaría 3, donde relató que, una noche de noviembre de 2019, asistió al boliche Hakuna, en compañía de una amiga y del acusado.

La mujer indicó que, en ese lugar, el imputado le dio una bebida alcohólica y que luego se despertó en su domicilio, sin recordar nada.

La denunciante sostuvo que despertó con lesiones y supuso que había sido abusada sexualmente, y que luego recibió una llamada del acusado, a quien decidió bloquear cuando éste le dijo que tenía todo grabado.

En tanto, el 11 de marzo, una tercera víctima radicó la denuncia ante la Oficina de Orientación y Denuncia, donde relató que en agosto de 2019 fue a la agencia de modelos del denunciado, quien abusó de ella en noviembre del mismo año.

Asimismo, denunció que el acusado se quedó con $40.000 que le había entregado para el alquiler de un inmueble que el acusado nunca le dio.

González Miralpeix valoró las nuevas denuncias y las declaraciones testimoniales de las denunciantes y entendió que se constituyeron elementos suficientes para ampliar la calificación legal de los hechos, y el imputado decidió no declarar en la audiencia correspondiente. (Télam)