Las mujeres que integran el puesto Las Rositas son conocidas en las ferias de frutas y verduras de la ciudad de Córdoba por los productos agroecológicos que producen y allí comercializan, acerca de los cuales destacaron que "se respetan los procesos naturales de producción".

Así lo detalló Mirta Galeano en diálogo con Télam, quien contó que todo lo producido en la quinta familiar del barrio Villa Retiro es "todo de forma manual y a pulmón", sin uso de "estimulantes" para acelerar los procesos.

"Los alimentos son así muchos más sanos", enfatizó.

Ubicadas en el denominado "cinturón verde" de la capital provincial, en la periferia de Córdoba, Galeano es productora agroecológica junto a su hermana Nilda y su mamá Rosa, de quien se desprende el nombre Las Rositas por el cual son reconocidas.

El Día Mundial de las Mujeres Rurales encontró a Mirta celebrando el poder hacer día a día lo que le gusta. "Somos mujeres emprendedoras. Mi madre es la impulsora de este hermoso proyecto", contó a Télam, el cual además cuenta con la ayuda de un tío y un hermano.

La mujer puntualizó que "todo empezó por un ingeniero que es del INTA llamado Guillermo Aguirre", quien invitó a Rosa a emprender el proyecto, y también Galeano destacó que otro profesional, Luis Narbona, que trabaja en la parte de agricultura familiar de Córdoba, las acompaña mucho en el emprendimiento.

Click to enlarge
A fallback.

Galeano contó además que trabajó durante muchos años en la producción convencional de verduras. Dijo que en ese caso "no se respetan los procesos, cuando hay demanda se apuran los productos, le echan muchos estimulantes, urea".

"Pero a la vez eso hace mal al suelo, lo endurece y queda fea la tierra", contó sobre los efectos negativos de la producción tradicional, a la vez que sostuvo que en la quinta de ellos hacen sus propias semillas, y luego se van pasando con otros emprendedores que tienen similares características de producción.

La tarea que desarrollan es toda manual, se observan en el lugar diferentes tipos plantaciones, que son regadas con el método de inundación, lo que implica que cada semana a través de un bombeo repletan de agua la superficie y así mantienen la humedad de la tierra.

"Es un medio de vida, nosotros vivimos de esto", valoró Galeano, aunque mostró preocupación ya que debido al avance del sector inmobiliario cada vez quedan menos espacios para el cultivo en los campos de la periferia de Córdoba.

Berenjenas, tomates, frutillas, apio y albahaca son solo algunos de los vegetales y frutas que se observan en el amplio terreno donde desarrollan la producción las integrantes de Las rositas.

Cada uno de los integrantes del sistema productivo tiene a cargo determinadas especies en cada temporada, y se van cambiando cada año con el objetivo de "brindar otras energías a la planta y a la tierra, para que no se acostumbren solo a una persona y para que quienes la trabajan no se cansen de repetir". (Télam)