Mucho han hablado los sexólogos y psicólogos sobre la importancia de la relajación y la seducción para alcanzar el clímax en las relaciones sexuales. La cotidianidad y los compromisos muchas veces son una traba al momento de querer encontrar esos espacios personales para la satisfacción personal y placer.

Parece que ahora, según un estudio español, la limpieza de los hogares es un factor importantísimo en la frecuencia sexual. El estudio, realizado por una consultora independiente para la compañía española Las 3 Brujas, demostró que la pulcritud tiene impacto directo en la actividad sexual de las personas.

"El estudio demostró que la pulcritud tiene impacto directo en la actividad sexual de las personas"

Tomando los datos de dos mil personas determinaron que dedican en promedio 8,5 horas semanales a limpiar la casa, y muy poco más si se vive en pareja o se tienen hijos. En ningún caso el promedio supera las 9 horas semanales.

Pero también obtuvieron una respuesta sorprendente: el 62% de los solteros admitieron ser más felices al tener la casa limpia, y el porcentaje aumenta al 67 % en el caso de las parejas. Otro dato interesante es que la felicidad es mayor cuando la responsabilidad de la limpieza en compartida: el porcentaje de los españoles que se declaran “muy o bastante felices” sube al 76% entre aquellos que comparten las tareas con su pareja u otro miembro del hogar.

Aunque lo más llamativo es la relación con la frecuencia sexual. El estudio demuestra que en los hogares que dedican más tiempo al aseo el porcentaje de práctica de sexo semanal está 24 puntos por encima del registrado en los hogares “no limpios”. Cuando la casa está limpia y ordenada, la relación de pareja mejora un 55%, lo que conlleva a un aumento del deseo sexual en un 51%: las parejas tienen más sexo.

"Cuando la casa está limpia y ordenada, la relación de pareja mejora un 55%, lo que conlleva a un aumento del deseo sexual en un 51%"

En los hogares donde se esmeran por mantener la limpieza y el orden las parejas tienen más sexo y se llevan mejor que en los que están más descuidados. No se ha determinado con exactitud a qué se debe este incremento, pero se estima que una casa pulcra relaja y evita el estrés, brindando un ámbito más propicio para el disfrute y el encuentro de la pareja