El coronavirus no da tregua: si bien en Argentina ya comenzó la campaña de vacunación, que tiene como prioridad a quienes afrontaron en primera línea a la pandemia desde sus inicios, aún en el mundo se ven segundas olas de contagios que ponen en riesgo la salud de muchas personas.

En ese mismo sentido, continúan las investigaciones para determinar algunas características de este virus de fácil propagación, y que mantiene al mundo en vilo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que se transita por un “COVID largo”: la responsable del equipo clínico a cargo de la respuesta al coronavirus, Janet Díaz, afirmó que aún no se sabe “verdaderamente qué es el COVID largo”, pero todo indicaría que en algunos pacientes la enfermedad persiste por más tiempo que lo conocido hasta el momento.

Aún no se sabe “verdaderamente qué es el COVID largo”.

En un documento reciente, la OMS definió a esta persistencia de síntomas como “síndrome poscovid-19” o “COVID-19 de larga duración”. Luego de obtener su alta de la enfermedad, varios pacientes han presentado cansancio extremo, disminución y alteración del gusto y olfato, dificultades respiratorias, problemas neurológicos y cardíacos.

Por su parte, Maju Lozano, contó su experiencia personal tras recuperarse del covid: “Yo los llamo `días COVID´ porque en algunos estás bien y en otros no sabés por qué, pero no tenés aire. Es horrible”, dijo la conductora, que en diálogo con un médico determinó su cuadro como parosmia.

“Por ejemplo, las flores, el café, no los huelo. El alcohol y los perfumes, tampoco. Estoy casi en cero, es como un olfato selectivo”, contó Lozano acerca de cómo transita este “Covid largo”.

Sin embargo, la parosmia no es lo mismo que la fantosmia: la primera de ellas, es con un estímulo preciso, sin embargo, la segunda es cuando no hay un estímulo y se percibe algo que los demás no sienten.

Por ejemplo, en un lugar cerrado, una persona manifiesta percibir “olor a quemado”, sin embargo, los demás que comparten el mismo espacio no. Es un olor fantasma. Al respecto, Graciela Soler, doctora en Medicina y Otorrinolaringóloga Especialista en Olfato y Gusto, detalló que “las alteraciones del olfato post virales, en este caso post COVID, se caracterizan por tener alteraciones a nivel cuantitativo (no oler nada u oler poco: anosmia o hiposmia) y cualitativo, que son las distorsiones del olfato”.

Cabe destacar que estos cuadros están siendo evaluados por los investigadores de la OMS, quienes en los próximos meses tendrán el primer congreso sobre el “Covid largo”. “Es una patología que necesita ser descrita mejor, de la cual necesitamos saber cuántas personas están afectadas, de la que hay que entender mejor la causa para que podamos mejorar la prevención, la gestión y las formas de curarlas”, dijo, por su parte, la especialista Janet Díaz