Los avistajes de ejemplares de la Ballena Franca Austral pueden realizarse desde la costa y en una embarcación, partiendo desde Puerto Pirámides, el único pueblo de la reserva natural de Península de Valdés.

El avistaje costero se realiza desde la playa en Puerto Madryn o en El Doradillo, por lo que desde las avenidas principales de la ciudad y en sus 3 kilómetros de costa, se pueden ver a estos cetáceos jugando cerca de las playas, en su hábitat natural.

En el Doradillo se congrega la mayoría de madres para parir y amamantar a sus crías, y queda a sólo 12 kilómetros de la ciudad por la Ruta 1.

Para realizar el avistaje embarcado se sale de Puerto Pirámides, en una excursión que se extiende por una hora y media aproximadamente.

Las excursiones parten desde la mañana con turnos que se van alternado por cada empresa; también hay opciones al atardecer y según la demanda de turistas hay servicios complementarios.

Por las mañanas presentan las mejores condiciones de navegación, en horarios estimativos a partir de las 9:30, 10:00, 11:30, 12:00, 13:30, 14:00 y 15:30 horas.

También en la Península Valdés se pueden observar grandes concentraciones de lobos marinos en Punta Norte, durante los meses de reproducción, a partir de octubre y hasta abril se concentra la mayor cantidad de ejemplares.

En el camino de ida o vuelta de la Península, se recomienda visitar el Centro de Interpretación Istmo Ameghino, donde hay información didáctica sobre la flora y fauna de la zona, ilustraciones y hasta una réplica a escala de una ballena.

La mayoría de las veces el avistaje se realiza a muy poca distancia y se ve a las ballenas pasar junto a los botes.

Los precios de la temporada 2021 oscilan entre $5.250, en temporada baja -hasta el 31 de agosto- para adultos; para menores de 12 años: $ 2.600 y menores de tres años, gratis.

En temporada alta -1/9/21 al 15/12/21- los adultos deben abonar $ 7.875 y los menores de 12 años, $ 3.900. (Télam)