La Fundación Vida Silvestre Argentina, junto con más de quince artistas participantes, lanzó la campaña "Yaguá la Caza", una iniciativa que tiene como objetivo desalentar la cacería en la provincia de Misiones luego de que el año pasado se destruyeron más de 78 campamentos de cazadores furtivos en la selva donde habitan especies en peligro de extinción como el yaguareté, el tapir o el tucán.

La campaña "Yaguá la Caza" estará en redes sociales y medios de comunicación para difundir mensajes de más de quince artistas para desmotivar la cacería, ya que esta actividad ilegal pone en riesgo el equilibrio ecológico del monte y en consecuencia el bienestar de las personas.

"La caza furtiva, sumada a la deforestación y el atropellamiento, son las principales causas que afectan negativamente a la fauna misionera y ponen en riesgo a especies muy amenazadas, como el yaguareté", señaló Lucia Lazzari, coordinadora de paisajes terrestres de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

La actividad de cacería, cualquiera sea su finalidad, está prohibida por ley en Misiones. Sin embargo, continúa siendo la principal amenaza que afecta a los animales de la selva y a la integridad del ambiente pese a los esfuerzos de control, vigilancia y prevención realizados por los guardaparques provinciales y nacionales.

La campaña "Yaguá la Caza" -yaguá es un término coloquial de rechazo o desaprobación- posee como objetivo desalentar la cacería, para ello, se ha convocado a trabajadores de la cultura de Misiones, el país y la región para que sean los portavoces de la campaña.

Los mensajes de los artistas se difundirán en diversas plataformas de redes sociales, medios de comunicación y servicios de mensajería instantánea, explicaron desde Fundación Vida Silvestre.

El primer video que se dio a conocer es el del músico Chango Spasiuk, que hace una reflexión sobre por qué está mal la caza furtiva.

"Cazar no tiene sentido. Tiene más valor cuidar la naturaleza que te rodea, toda la vida es la que hay que preservar. Eso es calidad de vida para nosotros y para nuestros hijos", sostuvo el acordeonista en su mensaje de video.

Según informaron desde la Fundación, en solo un año, en el Bosque Atlántico, ecorregión a la que pertenece la selva misionera compartida entre Argentina, Brasil y Paraguay, los equipos de guardaparques identificaron y destruyeron más de 78 campamentos de cazadores furtivos.

A su vez, 20 cazadores fueron detenidos y/o multados y se encontraron e inutilizaron más de 221 estructuras de caza y en diversos procedimientos entre de los tres países secuestraron más de 34 armas y 6 vehículos utilizados para fines furtivos.

En el Bosque Atlántico del Alto Paraná o Selva Paranaense muchas especies están en peligro de extinción como el yaguareté, el tapir, el tucán, carayá rojo, el oso hormiguero o lobo gargantilla. (Télam)