El Gobierno bonaerense lanzó la campaña "Alcohol ≠ Diversión" para desalentar el consumo de bebidas alcohólicas en los jóvenes y concientizar sobre la importancia del alcohol cero al volante ante la proximidad de los festejos por el Día del Estudiante, informó el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

La campaña surgió a partir de los resultados de distintos relevamientos realizados por el Observatorio en los últimos 5 años y el estudio realizado en el 2021 que abarcó 1000 entrevistas a jóvenes escolarizados de entre 12 y 18 años y arrojó que, ante la pregunta ¿Qué buscás cuando consumís alcohol?, una de las respuestas más elegidas fue "Divertirme / Desinhibirme, no tener vergüenza".

Además, aproximadamente 1 de cada 4 de las y los consultados (27,1%) admitió haber viajado en un automóvil conducido por alguien que consumió alcohol o drogas.

Otro dato a tener en cuenta es la falsa creencia instalada de que el consumo de alcohol favorece la sociabilidad o genera una suerte de sensación de empatía.

El relevamiento 2021 mostró que el 29,61% de los consultados reconoció haber usado drogas o alcohol para relajarse, sentirse mejor y/o integrarse a un grupo.

"Estos resultados nos marcan claramente que queda mucho trabajo por delante respecto a la concientización. Buscamos ir en contra de la cultura del Sabor del Encuentro tan arraigada a partir de las estrategias publicitarias y mostrar que las y los jóvenes pueden pasarla bien sin necesidad de consumir alcohol", explicó Juan Gossen, investigador del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos.

El cuerpo de niños, niñas y adolescentes (NNyA) no está suficientemente desarrollado para metabolizar el alcohol

Según recordó el Observatorio, el cuerpo de niños, niñas y adolescentes (NNyA) no está suficientemente desarrollado para metabolizar el alcohol, por eso las borracheras durante la infancia/adolescencia resultan más dañinas para las neuronas.

Beber alcohol puede afectar las hormonas, el crecimiento y la pubertad y beber demasiado de una sola vez conlleva riesgo de lesiones graves o muerte por intoxicación: puede ocurrir con solo 4 tragos en cuestión de 2 horas

Los efectos perjudiciales en el cerebro por el consumo prolongado de alcohol pueden ser de por vida, además el alcohol crea mayor riesgo de depresión, ansiedad y baja autoestima y aumenta la posibilidad de provocar siniestros viales.

La campaña aconseja qué hacer ante un joven con borrachera aguda, como por ejemplo: hablarle, colocarlo de costado, abrigarlo, no bañarlo, llamar a la familia y solicitar asistencia médica inmediata. (Télam)