El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) lanzaron una campaña de adopciones con el objetivo de visibilizar el derecho a vivir en familia y brindar información acerca de la adopción, con foco en los grupos de niños y niñas "más vulnerables", se informó oficialmente.

Bajo el lema “Crecer en familia es un derecho. Elegí adoptar”, la campaña busca promover "procesos respetuosos" de adopción centrados en el derecho de niñas, niños y adolescentes (NNyA) a vivir en familia, y pretende "ampliar la cantidad de personas dispuestas a adoptar".

La iniciativa tiene como prioridad a "chicas y chicos de más de 8 años, con discapacidad o problemas de salud y grupos de más de tres hermanos", que son los grupos que "presentan mayores dificultades para encontrar familia".

En Argentina, hay "2.200 pibes y pibas que están esperando que los ahijen, para dejar de estar en una institución y crecer con una familia", indicó el titular de la Senaf, Gabriel Lerner, durante la apertura de las Jornadas Nacionales de Adopción que se realizan en Paraná, Entre Ríos.

Y continuó: "En paralelo, hay más de 2.500 personas adultas esperando poder adoptar, pero la mayoría se inscribe para adoptar a chicas y chicos muy pequeños, o sin discapacidades ni enfermedades crónicas y también hay renuencia a adoptar grupos de hermanos”.

Según los datos del Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga), de las 2.583 familias postuladas para adoptar, el 87,53% aspira a vincularse con niños y niñas de menos de 2 años.

Además, de cada 100 familias inscriptas, solo 17 adoptarían a chicas y chicos con discapacidad o con problemas de salud, apenas dos lo harían con grupos de tres o más hermanas y hermanos y solo una se vincularía con adolescentes, detallaron.

“Esos chicos y chicas tienen el derecho a que el Estado tome todas las medidas necesarias para vivir en familia, entonces lanzamos esta campaña que apunta a sensibilizar a la sociedad para repensar el modelo de adopción en el que una familia tradicional, heterosexual, con recursos, adopta un bebé, porque prácticamente hay pocas posibilidades de que eso suceda”, expresó Lerner.

Por su parte, la jefa de la Unidad Gabinete de Asesores del ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Gimena del Río, coincidió en que la prioridad es "fomentar la adopción en determinados grupos más vulnerables y lograr que, en los casos que sea pertinente, las familias aspirantes modifiquen su voluntad adoptiva y podamos tener ese diálogo virtuoso entre los niños sin cuidados parentales que están buscando una familia y las familias que buscan adoptar”.

Y destacó el trabajo mancomunado entre ambos organismos para "generar una mejor política pública para todos y todas”.

La campaña se compone de una serie de videos en los que familias que adoptaron adolescentes, grupos fraternos y chicas y chicos con discapacidad cuentan sus historias en primera persona, como así también material digital e impreso (afiches, postales, dípticos) con testimonios e información sobre cómo es el proceso de adopción.

Los materiales buscan incentivar el registro de familias en el Ruaga, al tiempo que se proponen "desmitificar ciertos imaginarios erróneos que existen al hablar de adopción", como los vinculados a lo engorroso de los trámites, los tiempos de espera, la cantidad de niñas y niños en situación de adoptabilidad y los requisitos solicitados para concretar adopciones, entre otros. (Télam)