La Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) firmó un convenio de colaboración con la empresa VENG SA para participar en la fabricación del lanzador satelital Tronador II, un proyecto que apunta a alcanzar la independencia tecnológica nacional en el campo espacial, informaron hoy fuentes de esa casa de estudios.

A través del convenio, el Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) de la Facultad de Ingeniería y VENG se comprometen a desarrollar actividades de cooperación institucional, asistencia técnica y académica.

El acuerdo, rubricado por el vicepresidente institucional de la UNLP, Marcos Actis, y el presidente de VENG, Félix Menicocci, también prevé el desarrollo de investigaciones, transferencia de tecnología, consultoría, cursos de capacitación, pasantías, seminarios y conferencias, entre otras acciones.

La iniciativa se enmarca en el plan de reactivación espacial de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), cuyo desafío es llegar al espacio con medios propios.

La meta, indicaron, es la de "desarrollar tecnología para colocar en órbita satélites diseñados y fabricados en la Argentina, y dar servicios de lanzamiento a terceros".

En esta línea, se dará continuidad al proyecto Tronador, que estuvo paralizado durante el período 2016-2019, con la construcción de nuevos vehículos espaciales. Solo se lanzó en 2017 el VEx5A, construido en 2015. Durante este periodo la UNLP estuvo sin convenio y la Conae logró mantener a la empresa VENG la cual, a su vez, sostuvo la infraestructura y mantuvo los equipos.

Sin embargo, no se avanzó en las distintas fases del proyecto que, hasta fines de 2015, avanzaban con un fuerte impulso, como la base de lanzamiento de Puerto Belgrano, esencial para los lanzamientos de órbitas del tipo LEO.

La empresa VENG es la responsable del desarrollo del lanzador satelital y la Facultad de Ingeniería brindará asistencia técnica para su construcción. También colaborará con la fabricación de los vehículos experimentales VEx5B y VEx6.

Los trabajos se llevarán adelante en las instalaciones que tiene el CTA en el predio de la Unidad Académica, y de la empresa VENG, en el Centro Espacial Punta Indio, ubicado en Pipinas (provincia de Buenos Aires).

En esta instancia se está retomando el proyecto y se definirán durante este año las características del vehículo final y los pasos para lograr su desarrollo.

"Que se vuelva a retomar y se confíe nuevamente en la Facultad para nosotros es muy importante", destacó durante la firma del convenio, el decano Horacio Frene.

Por su parte, Actis resaltó el crecimiento de VENG y señaló que muchos egresados de la Facultad trabajan actualmente en la empresa y destacó que la Facultad les da posibilidades a muchos estudiantes para que puedan trabajar en proyectos, recibirse y luego seguir trabajando en empresas del sector, como VENG, Invap o en nuevas PyMes.

En tanto, Félix Menicocci, presidente de VENG, sostuvo que "el acceso al espacio es uno de los proyectos emblemáticos de la Argentina que va a consolidar nuestra independencia tecnológica".

Para el titular de la empresa aeroespacial, con el proyecto de acceso al espacio se conforma un círculo virtuoso entre un organismo del Estado, que es la Conae, la Universidad, y el sector empresarial.

"En conjunto podemos demostrar que la Argentina tiene todas las capacidades para encolumnarse en este proyecto y que, a su vez, podrá sumar a todas empresas que se están formando a través de los egresados de la Universidad que crean startups y ayudan a conformar una industria espacial que tiene visos de un gran futuro en la región y a nivel mundial", confío. (Télam)