El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos advirtió este lunes que la tormenta tropical Nicholas se dirige hacia el estado de Texas y "podría convertirse en huracán" antes de alcanzar las costas del estado sureño.

El NHC emitió un aviso de huracán en una franja costera de unos 300 km, entre Port Aransas, en el oeste del estado, y el paso de San Luis, en el este.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, instó a los habitantes del estado a respetar las directivas de las autoridades locales, reportó la agencia de noticias AFP.

Con vientos máximos sostenidos de 95 km/h, Nicholas "podría provocar áreas de fuertes inundaciones repentinas y urbanas" y se espera que "toque tierra este lunes", indicó el centro meteorológico con sede en Miami.

A las 7 de hoy, la tormenta se situó a 65 kilómetros de la desembocadura del río Grande, que marca la frontera entre Estados Unidos y México.

Por su parte, científicos advirtieron que el cambio climático está aumentando la fuerza de los huracanes, poniendo en riesgo a las poblaciones costeras.

También, Sylvester Turner, alcalde de Houston, que fue duramente golpeada por el huracán Harvey en 2017, tuiteó: "Se esperan fuertes lluvias esta noche y hasta mañana. Les recomiendo encarecidamente que se mantengan fuera de las carreteras esta noche".

Por último, los litorales sufrieron inundaciones que empeoraron por el alza del nivel del mar. (Télam)