Luego de tocar tierra en Rhode Island, en la costa noreste de Estados Unidos, la tormenta tropical Henri fue degradada a depresión tropical a última hora del domingo, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC), que precisó que los vientos fueron mucho menos fuertes que lo esperado.

En su boletín de las 9 GMT (6 de la mañana de Argentina), el NHC señaló que hoy Henri, que había comenzado como ciclón, estaba "casi estacionario" y los vientos se habían reducido a 48 Km por hora, mucho menos que las rachas pronosticadas de 120 Km/h.

Sin embargo, a pesar de haber perdido fuerza, Henri provocó cortes de electricidad, inundaciones y lluvias récord en las costas de Rhode Island, publicó la agencia de noticias AFP.

La tormenta tocó tierra cerca de la ciudad de Westerly aproximadamente a las 12.15 locales (16.15 GMT y 13.15 de Argentina), luego de haber sido degradado de huracán de categoría 1 a primera hora del domingo.

El gobernador de Rhode Island, Dan McKee, aseguró que Henri provocó "importantes inundaciones" en algunas zonas, pero no se registraron víctimas fatales hasta el momento.

De todos modos, unas 79.000 personas se quedaron sin electricidad y otras 33.000 sufrieron apagones en Connecticut, según el sitio web de seguimiento poweroutage.us.

En los aeropuertos de Newark, LaGuardia y JFK fueron cancelados casi 500 vuelos en total.

En Newark, Nueva Jersey, las inundaciones causaron estragos y los servicios de emergencia rescataron a 86 personas, entre ellas 16 niños, de vehículos sumergidos. En Helmetta, 50 Km al sur, bomberos voluntarios caminaron con el agua hasta la cintura para ayudar a evacuar a los residentes de algunas casas.

El presidente Joe Biden ordenó a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) que coordinara los esfuerzos de ayuda en Rhode Island, Connecticut y Nueva York.

A media tarde del domingo, el NHC había levantado todas las alertas de marejadas y los primeros informes de los residentes indicaban que la tormenta no era tan mala como se temía.

El noreste de Estados Unidos suele estar relativamente a salvo de esta clase de tormentas, que en general afectan a estados más meridionales como Florida, Misisipi y Luisiana.

(Télam)