La tormenta tropical Fiona se convirtió hoy en un huracán al acercarse a las costas de Puerto Rico, dos días antes del quinto aniversario de la llegada del huracán María, que causó en la isla casi 3.000 muertos.

Fiona, que avanza con vientos de hasta 130 kilómetros por hora, amenaza este territorio estadounidense en el Caribe con lluvias torrenciales y deslizamientos de tierra, según el último balance del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC).

El huracán se encuentra a 80 kilómetros de la ciudad de Ponce, en el sur de Puerto Rico.

Por el momento es categoría 1, la más baja en la escala de cinco categorías de Saffir-Simpson, consignó la agencia AFP.

En relación a este fenómeno climático, se espera que Fiona "se fortalezca aún más en las próximas 48 horas a medida que se acerque a Puerto Rico y la República Dominicana", añadió el NHC.

El presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó hoy la declaración del estado de emergencia en Puerto Rico, una medida que permite liberar fondos federales para las labores de ayuda.

Por su parte el gobernador puertorriqueño, Pedro Pierluisi, en rueda de prensa afirmó "le pedimos a nuestro pueblo que se mantenga en su hogar y que busquen refugio si lo necesitan. Continuamos bajo un aviso de huracán".

Y agregó : "Por su tamaño, esta tormenta va a estar impactando a todo Puerto Rico".

El gobernador anunció la suspensión de las clases en las escuelas para el lunes, porque se anticipa que las lluvias continúen hasta mañana en Puerto Rico.

También canceló el trabajo de los empleados gubernamentales, excepto aquellos que ocupan puestos críticos o que proveen servicios esenciales durante la emergencia.

A causa de este hecho, unas 560.000 personas están sin electricidad en sus hogares, esto es un 38% de los usuarios de la isla, según LUMA, la empresa privada a cargo de la distribución eléctrica en Puerto Rico.

Las autoridades anticipan lluvias de 508 a 635 milímetros en áreas aisladas de Puerto Rico, una cantidad bastante inferior a los 1.016 milímetros registrados durante el huracán María, que azotó el territorio caribeño hace casi cinco años.

Por su parte, Ernesto Morales, integrante del Servicio Nacional de Meteorología, indicó que "podemos esperar que haya estragos, pero no al nivel de María".

El huracán María, que afectó a Puerto Rico en septiembre de 2017, provocó la muerte de casi 3.000 personas, según el balance oficial.

Fiona ya causó graves daños a su paso por Guadalupe el viernes por la noche, en donde el agua subió a más de 1,50 metros en ese territorio francés y provocó la muerte de un hombre, arrastrado con su casa por la crecida de un río.

A medida que la superficie de los océanos se calienta, aumenta la frecuencia de los huracanes más virulentos, con vientos más fuertes y lluvias más intensas. (Télam)